Archivo para agosto 2009

Visita a Zeeland y los diques   Leave a comment

Uno de los diques, al fondo, desde las playas de Zeeland

Uno de los diques, al fondo, desde las playas de Zeeland

Uno de los lugares de Holanda que todavía no habíamos visitado y que teníamos muchas ganas de hacerlo es Zeeland y la zona del delta de los grandes ríos. Aprovechando la visita de mis padres ví el momento perfecto y los llevé desde Brujas hasta prácticamente Rotterdam por la zona de la desembocadura de los grandes ríos de Centroeuropa. Aquí desembocan el Rin, que se dobla en su tramo final, el Mosa y el Escalda, ese en la frontera con Bélgica.

Visita con mis padres a Brujas

Visita con mis padres a Brujas

En total es una zona de más de 100 kilómetros de longitud de norte a sur en la que se van cruzando los ríos, ya sea por debajo o por encima, hasta llegar a “tierra firme” de nuevo. El delta es una zona muy fértil ganada al mar en su totalidad. Es un área que ha sufrido muchas inundaciones y que está al mismo nivel del mar, por ello cuenta con muchos diques de centenas de metros de longitud que unen los diferentes islotes del delta y crean una barrera artificial que impide la subida del nivel de los ríos cuando llegan las tormentas y el mal tiempo. Es un sistema muy moderno que tardó varias décadas en finalizarse y que protege a gran parte de Holanda del mar.

La visión de estos diques es impresionante, cuando pasas por ellos son tan solo puentes, pero desde las playas de Zeeland se pueden ver las compuertas que permiten el paso del agua de los ríos al mar. Es una de las imágenes del país, sin duda, y merece la pena visitarlos y hacer una ruta por allí.

Un rincón cualquiera de Brujas

Un rincón cualquiera de Brujas

Aprovechando nuestra visita a Brujas, decidimos bordear todo el delta por su extremo más próximo al mar. Primero nos encontramos con un increíble túnel de más de 6 kilómetros que permite salvar el río Escalda. Este túnel primero baja durante varios kilómetros, supongo que hasta “tocar” el fondo del río, luego comienza a subir hasta salir en el otro lado. 6,6 kilómetros en la oscuridad que, al menos, dan un poco de respeto si te paras a pensar en la cantidad de agua que pasa por encima…

Lado interior del delta, una zona que se aprovecha para los deportes acuáticos

Lado interior del delta, una zona que se aprovecha para los deportes acuáticos

Seguidamente llegamos a la primera “isla” que ya no es isla porque la hicieron península hace unos años. Estas islas son muy llanas (como el resto del país), pero esta cualidad destaca porque no hay tanta población ni vegetación, por lo que se puede ver mucho más lejos en el horizonte. Es una zona preciosa, mucho más tranquila que el resto de los Países Bajos, en mi opinión. Las islas, que hacen las funciones de diques “naturales” están conectadas por sorprendentes diques de metal y hormigón de varios kilómetros cada uno. La imagen de alguno de éstos desde las playas de Zeeland, cerca de Middelburg, son increíbles. Allí nos paramos para recrearnos en el paisaje, y allí también fuimos Lidia y yo una semana después para disfrutar de un estupendo día de playa, con bastante aire, pero con solecito.

Playa de Zeeland

Playa de Zeeland

Anuncios

Publicado agosto 30, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , ,

Últimas semanas de agotamiento   Leave a comment

Bueno, bueno, pues no es que no escriba por que no quiera, es que apenas me puedo sentar frente al ordenador. Una cosa por otra todo se ha juntado en el mismo momento del año y, la verdad, no quiero desaprovechar nada, así que estoy dedicándome en cuerpo y alma a mis ocupaciones, es decir: el trabajo, el equipo y estudiar… y por supuesto, el poco tiempo libre que me queda lo paso con Lidia, que es lo que más me apetece.

Por fín la imagen de un molino en este blog, después de tanto tiempo en Holanda!! Después de tres intentos de visita, el sol brilló en Kinderdijk, y disfrutamos de bonitos paisajes

Por fín la imagen de un molino en este blog, después de tanto tiempo en Holanda!! Después de tres intentos de visita, el sol brilló en Kinderdijk, y disfrutamos de bonitos paisajes

La pretemporada de baloncesto continúa, ya estamos en la segunda semana y todo va muy bien, sólo que seguimos carentes de jugadores en algunas posiciones, pero bueno, la verdad es que eso no me preocupa demasiado. El equipo entrena a muy buen ritmo y yo estoy muy motivado para el año. La liga comenzará el día 26 pero antes, este domingo, ya tenemos nuestro primer partido amistoso, será contra el equipo de la Universidad de Tilburg, que juega en una liga menor, ya os contaré cómo va este partido. Por ahora mis sensaciones personales son buenas, estoy entrenando muy bien y creo que tengo un sitio importante en el equipo.

La visita fue muy emotiva...

La visita fue muy emotiva...

Por otro lado estoy muy liado con el trabajo. Multitud de alumnos y proyectos se aglutinan en mi día y lo hacen de lo más emocionante. En este sentido estoy encantado porque me encuentro muy bien y todo va saliendo de maravilla. El esfuerzo parece tener recompensa y estoy aprovechando cada momento para aprender y mejorar en lo que pueda.

Además, la semana pasada tuvimos de nuevo visita, esta vez Silvia y Victor, dos amigos de Málaga. Estuvieron aquí de lunes a lunes y lo pasamos estupendamente… los días que estuvimos juntos, porque la verdad es que de lunes a viernes tanto Lidia como yo tuvimos trabajo y nos fue imposible pasar tiempo con ellos, pero durante el fin de semana disfrutamos de diferentes paseos, visitas y vueltas, no sólo en Tilburg, sino también en Utrecht, Kinderdijk y en especial Breda, donde creo que echamos una noche estupenda cenando en una pizzeria en la plaza del mercado.

Ellos ya se fueron y nosotros intentamos, día a día, volver a la normalidad. Esta “normalidad” durará poco, ya que dentro de apenas dos semanas llegarán otros visitantes, pero eso tocará contarlo en otro momento, ahora no es la ocasión.

Publicado agosto 27, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Comienzan los entrenamientos   1 comment

Tras un largo verano sin nada de baloncesto llega por fín la pretemporada, ¡¡ya tenía muchas ganas!! Este año he empezado en Tilburg, en el High Five, que va a ser mi club durante toda la temporada, espero. Tras tres entrenamientos basados en correr y más correr, como es normal en pretemporada, estoy muy contento no solo con la elección del equipo, sino también con mi estado de forma. Me encuentro bien y eso lo estoy notando en los entrenamientos, todo por el momento parece ir sobre ruedas y espero que siga así por mucho tiempo.

El equipo está algo incompleto, ya que aún necesitamos un base, no porque el que tenemos sea malo, sino porque no tenemos. Además vendría muy bien un 5 de más de dos metros, porque mido lo mismo que los otros jugadores altos del equipo, y creo que eso no es una buena señal… Así que parece que seremos un equipo “bajo”, con muchos jugadores que pueden jugar como escolta, alero y ala-pivot, pero con falta del resto. Tendremos que defender mucho y sobre todo correr.

Las agujetas me recuerdan que las pretemporadas son siempre épocas de mucha ilusión pero duras. Generalmente solo duran la primera semana, así que espero en la segunda encontrarme bien y olvidarme de la pesadez de piernas. Por el momento entrenamos cuatro veces por semana, incluida una sesión los sábados en una pista de atletismo (de ésta os contaré próximamente ya que todavía no la he vivido). La liga comienza en un mes aproximadamente con un partido en casa, ¡¡¡espero que todo vaya bien!!!

Publicado agosto 20, 2009 por D.Ferrer en Holanda

De paseo por Amsterdam   Leave a comment

I Amsterdam

I Amsterdam

El domingo decidimos visitar la capital de Holanda: Amsterdam. Esta ciudad es una visita obligada, no sólo porque es la capital, sino porque, sin ser una ciudad muy espectacular, Amsterdam es uno de los lugares más variopintos del mundo. Llegamos a media mañana y planeamos una ruta sencilla sin un rumbo claro, simplemente con el deseo de ver los lugares más característicos de la ciudad, como la plaza del Dam, el barrio rojo o la zona de los museos.

El Palacio Real desde el Dam

El Palacio Real desde el Dam

En Amsterdam hay de todo, de eso no hay duda, pero sobre todo lo que se pueden ver son diferentes tipos de personas, hay de todo, de todos los colores, los estilos y sexos. La diversidad de Amsteredam es única y fascinante. A pesar de que era domingo las calles estaban abarrotadas. Tal vez sea uno de las pocas ciudades de Holanda que no está desierta en domingo. Recorrimos calles de tiendas, de monumentos, el barrio rojo, el barrio chino… todo con tranquilidad, sin pararnos demasiado pero tampoco sin prisas.

Una de nuestras paradas la hicimos en el Dam, donde entramos en el Palacio Real ya que estaba abierto en esta ocasión y nos pareció interesante. La verdad es que no estuvo mal, pero no deja de ser un palacio y todos son del mismo estilo. También estuvimos paseando por el mercado de las flores, donde mis padres compraron bulbos de tulipán y otros recuerdos. No podía faltar el paseo por los canales más importantes: el Singel y el HerenGracht, que son probablemente los más bonitos de Amsterdam, en mi opinión. Uno de los mejores momentos de la visita fue, ya entrada la tarde, el rato que pasamos a orillas de uno de los canales en la zona de los teatros. Allí nos sentamos en la terraza de un pub irlandés y nos tomamos un par de cervezas fresquitas.

Visita a Amsterdam

Visita a Amsterdam

Terminamos recorriendo rápidamente el barrio rojo, que a algunos les gustó más que a otras. Y luego terminamos visitando la plaza donde está el Waag y el barrio chino, que nos condujo directamente hasta la estación de trenes. Ya cansados pero todavía con algunas horas de tarde por delante volvimos a casa.

Amsterdam es un lugar especial, te puede gustar o no, pero la verdad es que no deja indiferente. Creo que a mis padres no les gustó demasiado, no son del estilo de ciudades muy movidas, sino de lugares más tranquilos, supongo que Estepona tiene mucho que ver en ello.

Publicado agosto 16, 2009 por D.Ferrer en Holanda

En el fin de semana: rumbo a Bélgica   1 comment

No es una imagen de película, es Gante desde mi cámara

No es una imagen de película, es Gante desde mi cámara

Durante el fín de semana decidimos visitar el país vecino: Bélgica. Desde que Lidia y yo llegamos a Holanda hemos visitado muchas ciudades de los alrededores de Tilburg, tanto en Holanda como en su vecino del norte, y ambos estamos de acuerdo en que las ciudades de Bélgica tienen un encanto distinto y que son bastante más bonitas en general. Es cierto que cada una tiene su estilo, pero no hay duda de que el centro de Bruselas, de Brujas, Gante o Amberes son impresionantes y creo que ninguna ciudad de Holanda, de las que hasta ahora hemos visitado, puede competir con ellas, salvo, tal vez, Utrecht y Mastricht.

Mis padres frente al Ayuntamiento de Gante

Mis padres frente al Ayuntamiento de Gante

La fama de Brujas en España es increíble, en mi opinión desmedida, pero se ve que la historia y las agencias de viaje hacen de esta ciudad el destino preferido por los españoles en el Benelux. Mis padres venían con la idea de tenían que visitar Brujas, ya que todo el mundo en España les decía que no se lo perdieran. Para mí hay ciudades más bonitas que Brujas, pero eso sólo es mi opinión.

Aprovechando que ni Lidia ni yo habíamos visitado Gante aún, decidimos ir el sábado hasta allí. Gante es una ciudad del mismo estilo de Brujas o Amberes, con un centro lleno de edificios de estilo típico belga preciosos, muchas iglesias y plazas monumentales. La verdad es que Gante nos encantó, disfrutamos de un día soleado y muy agradable paseando por sus calles y comimos estupendamente en el mercado de la carne, frente al castillo. Gante nos sorprendió a todos, sus plazas, la gente, los precios de la comida, la arquitectura, el precioso paseo por los canales, las muchas iglesias y el castillo, que ofrece magníficas vistas sobre toda la ciudad. Es una ciudad que tiene de todo, mucho más cerca que Brujas (con respecto a Tilburg), y con menos turistas, ya que la fama de la primera se los lleva todos.

Hicimos muchas fotos en Gante, el día acompañó, la tarde era super agradable y paseamos junto al canal principal con las cámaras en mano y sin prisas. En el castillo nos recreamos e hicimos fotos a todo, como los típicos turistas japoneses, estábamos disfrutando.

Calle del centro de Gante

Calle del centro de Gante

Después de ver Gante y como ahora las tardes aquí son muy largas, decidimos acercarnos a Bruselas. Allí no estuvimos tanto tiempo y fuimos directamente a los lugares más conocidos: el Parlamento Europeo, la plaza central y el Manneken Pis. Bruselas estaba muy animada, es una gran ciudad y eso se nota. Estuvimos callejeando por el centro un buen rato, contando cosas de nuestra última visita allí y mirando escaparates de chocolate y recuerdos. Fue una tarde de lo más completa. Estuvimos a punto de sentarnos a cenar en alguna de las terrazas de la calle de los restaurantes, que entre las seis y las diez de la noche está abarrotada de mesas, comensales y camareros que no solo sirven las mesas sino que también intentan atrapar a más clientes. Es una de las calles más animadas a esa hora de la tarde y si la visitas con algo de hambre no tardarás mucho en caer en las redes de algún camarero avispado que acierta con tu idioma a la primera y te enseña la carta. Los precios no son abusivos en cuanto a la comida, pero la bebida es algo excesiva. De todos modos, en una visita a Bruselas no se puede mirar la cartera, no es una capital especialmente cara por lo que de un lugar a otro no hay mucha diferencia. La especialidad son los mejillones con patatas fritas, pero también se pueden ver paellas y todo tipo de pescado. La pinta de todo es estupenda. Yo todavía no he probado nada allí.

Vista de Gante desde el castillo

Vista de Gante desde el castillo

Tras este día tan completo emprendimos la vuelta a casa, a Tilburg. La casualidad hizo que aparcaramos bajo la Plaza de España, un rincón bastante descolorido en el mismo corazón de la ciudad donde se encuentra la estatua del Quijote y Sancho Panza. El día había sido agotador y el domingo se presumía similar, así que no tardamos en irnos a dormir.

La vista desde algunos puntos no era demasiado amplia...

La vista desde algunos puntos no era demasiado amplia...

Publicado agosto 15, 2009 por D.Ferrer en Bélgica

Etiquetado con

Una visita esperada   Leave a comment

¡Qué comienze la visita!

¡Qué comienze la visita!

Y llegaron las visitas, la primera de todas, la de mis padres, que pasan en Holanda una semana. Como no podía ser de otra forma, la visita ha significado un cambio bastante notable en mi día a día, y con ello mi ausencia por el blog, pero vuelvo ahora con muchas cosas que contar y muchas fotos.

De paseo por... a ver si lo adivinas

De paseo por... a ver si lo adivinas

La visita comenzó por los alrededores de Tilburg: Breda y Den Bosch, las dos ciudades vecinas son muy conocidas y merece la pena visitarlas. Las dos primeras mañanas, jueves y viernes, mis padres disfrutaron de la tranquilidad de la casa (yo estaba trabajando), y de la actividad de Tilburg, que es un sitio más que acogedor para pasear e ir de compras. Así que decidieron explorar mi ciudad caminando. Por la tarde aproveché para llevarlos a ver Breda y Den Bosch, a ambos sitios en tren y disfrutando de un tiempo excepcional, llegando incluso a los 36 grados.

Mis padres en el centro de Den Bosch

Mis padres en el centro de Den Bosch

En Breda, nuestra primera visita juntos, también coincidimos con el koopavond, que es la tarde que todo el mundo decide salir a la calle a hacer compras y a comer fuera, así que la ciudad estaba muy animada y disfrutamos de un largo paseo por el centro y de una estupenda cena, a las ocho de la tarde, en la terraza de un restaurante griego del centro de Breda. Allí charlamos y nos pusimos al día de los mil y un temas que había pendientes. Breda nos acogió de maravilla, aunque hay que decir que no quedó grabada en la retina de los visitantes, ya que tras cinco días apenas recordaban el nombre.

La segunda tarde la disfrutamos de forma más tranquila aún en Den Bosch, la capital de la provincia, a tan solo 15 minutos en tren. Allí paseamos en una tarde calurosa pero menos animada que la anterior, ya que no había tiendas abiertas, y eso en Holanda significa quedarse en la casa. Muchos dices que esta ciudad es muy bonita, más que muchas otras, yo creo que está bien, pero tampoco me parece gran cosa y, en mi humilde opinión de tilburgiense o como se diga, Tilburg no tiene nada que envidiarle a Den Bosch salvo, tal vez, una plaza central y peatonal bastante más grande. Por lo demás, creo que tiene las mismas tiendas y bares que en cualquier otro lugar. Esa noche cenamos en casa, con Lidia, y nos fuimos prontito a dormir ya que al día siguiente, el sábado, comenzaríamos con las visitas a Bélgica.

Una tarde de mucho calor en los parques de Breda

Una tarde de mucho calor en los parques de Breda

Publicado agosto 14, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Vacaciones… no para mí   1 comment

Agosto es un mes de vacaciones… pero no para todo el mundo. En Holanda las vacaciones se hacen de forma escanolada, las provincias del norte en una parte del verano y las del sur en la otra. También los estudiantes tienen vacaciones escalonadas según esté establecido ese año. De esta forma se aseguran de que no se colapsen, aún más, las carreteras y los lugares de vacaciones, es un sistema inteligente, no hay duda, y necesario en un país con la densidad de población más alta de Europa.

Yo no tengo vacaciones en agosto, me toca trabajar, y más que de costumbre, algo que agradezco y que por el momento me está gustando mucho. Por ello la poca actividad en el blog. Además, estoy aprovechando para estudiar y formarme un poco en esto de dar clases, ya que por ahora todo lo que sé es que tengo muchas lagunas en mi formación, algo que poco a poco espero ir mejorando.

Por otro lado, hace unos días llegaron mis padres a Holanda, por lo que estoy de turismo con ellos, pero ésto lo comentaré en los próximos días ya que merece la pena dedicarle el tiempo que merece.

Publicado agosto 9, 2009 por D.Ferrer en Holanda