Archivo para agosto 2010

A punto de comenzar la liga   Leave a comment

Comienza de nuevo, ya está aquí, la liga… pero no de fútbol, no, no… esa no me importa mucho a mí, la que me importa es la de baloncesto, la mía. Las cinco semanas de pretemporada están llegando a su término (por fin) y la liga se acerca. Parece que el equipo empieza a funcionar y solo hemos perdido dos partidos contra rivales de mayor categoría.

Anuncios

Publicado agosto 29, 2010 por D.Ferrer en Uncategorized

El final de una etapa y el comienzo de otra   4 comments

Llega el final de mi etapa en Holanda. Después de casi dos años (llegamos aquí a finales de octubre aproximadamente) llega el momento de abandonar Tilburg en busca de nuevos horizontes y nuevos retos. La etapa de Holanda llega a su fin (al menos en parte) y comienza un nuevo periodo en Amberes, en una de las ciudades más importantes de Bélgica y que se encuentra tan solo a unos 60 kilómetros de Tilburg.

Es un pequeño cambio de residencia pero que va a significar mucho en mi vida. Por una parte supone dejar atrás a una sociedad holandesa en la que hemos estado bien sin encontrarnos totalmente como parte de ella. Lo cierto es que las costumbres y la forma de vida holandesas se nos han resistido en muchos momentos e intentar tener un ritmo de vida distinto al marcado por la mayoría se convierte en una utopía en este país de reglas en el que todo funciona maravillosamente, siempre que no te salgas de ellas.

Son pocas las amistades holandesas que tengo. La mayoría son compañeros de equipo con los que he tenido una relación más cercana durante el tiempo en que jugué con ellos. Pero esas relaciones amistosas nunca se han podido comparar a una verdadera amistad tal y como yo la conozco. No los culpo, la vida aquí está centrada en el yo, yo, y nada más que yo y resulta difícil cuando vienes de una vida en lo que lo más importante son las personas que te rodean, tu familia y tus amigos principalmente. En este sentido siento que Holanda es un lugar difícil para vivir. Los holandeses son agradables, simpáticos y curiosos pero, siempre desde mi punto de vista y con excepciones, convierten las relaciones sociales en meros utensilios, haces que te sientas como algo util para ellos, ya sea para divertirse, ya sea por curiosidad, ya sea para practicar el idioma.

Por supuesto esto no quita que Holanda sea un país maravilloso, donde se puede vivir increiblemente bien, donde las posibilidades para tu crecimiento personal y profesional son ilimitadas. Es un país práctico, demasiado pensado, donde nada se deja al libre albedrío. Sin duda, si entras en este sistema y te sientes parte de él: con sus horarios, sus costumbres sociales y de comportamiento, sus fiestas, etc. Puedes ser la persona más feliz del mundo, eres parte de un sistema que funciona como un reloj suizo, sabes lo que vas a hacer y dónde vas a estar en los próximos 5 años y sabes que después de un apartamento y un coche utilitario tendrás una casa de dos plantas y un Volvo… La verdad es que en ningún momento he querido ser parte de este sistema, por épocas me he dejado llevar, inevitablemente si trabajas, por él, pero siempre me he resistido a marcarme los horarios de forma matemática, a tener una agenda y pensar en mis vacaciones del año que viene… no puedo o, mejor dicho, no quiero.

Bélgica. Comienza una nueva etapa. Amberes es una gran ciudad, una ciudad con mucha vida. Aún no estoy allí pero ya siento la diferencia desde que trabajo en Bélgica. La libertad del individuo es mayor y el éxito individual no es tan importante dentro de la sociedad. Es un mundo bastante distinto del holandés, creo, con muchas similitudes también. A finales de septiembre nos mudaremos al norte de Amberes y allí seguiremos con una vida distinta que ya ha comenzado: trabajo, equipo de baloncesto, amistades, etc. Amberes es nuestro próximo destino.

Publicado agosto 21, 2010 por D.Ferrer en Amberes

Bruselas y las flores   1 comment

Vista del tapiz florar desde el balcón del ayuntamiento durante el espectáculo de música y luz

Vista del tapiz florar desde el balcón del ayuntamiento durante el espectáculo de música y luz

Cada dos años, durante un fin de semana de agosto, la plaza central de Bruselas se muestra de una forma muy especial. Más de 800.000 mil flores adornan esta impresionante plaza creando una enorme alfombra multicolor digna de ver y admirar. Es un fin de semana ideal para visitar la capital belga. La plaza más hermosa de Europa está abarrotada durante todo el día debido a la gran cantidad de turistas y visitantes de todos lados que se acercan a contemplar este enorme tapiz que “llena” prácticamente toda la plaza.

El manto de flores adorna la preciosa Gran Plaza de Bruselas

El manto de flores adorna la preciosa Gran Plaza de Bruselas

La Grand Place, impresionante por sus edificios renacentistas, es una delicia en cualquier época del año. Es uno de esos lugares donde el tiempo se detiene y donde es normal ver a la gente mirar al cielo con la boca abierta al entrar en ella. Los edificios son impresionantes, no falta detalle, hoteles, restaurantes, casas y el precioso ayuntamiento son todos edificios dignos de fotografiar, es un lugar muy especial.

Flores y más flores

Flores y más flores

La visita a la plaza con el manto de flores no podía faltar este año. No importaba el paseo en coche, no importaban las colas al entrar en Bruselas. Lo importante era disfrutar de la Grand Place. Y allí fuimos con unos amigos para disfrutar de una noche estupeenda y muy completa: visita a la plaza, cena, subida al balcón del ayuntamiento para disfrutar de la vista de las flores desde arriba y cerveza belga en uno de las muchas cervecerías del centro de Bruselas.

Tampoco nos importó esperar más de media hora para subir al balcón del ayuntamiento (3€ la entrada), y pelearnos con la muchedumbre por encontrar un buen espacio donde colocarnos para contemplar el manto y hacer algunas fotos. Tuvimos la suerte además de disfrutar del espectáculo de música y luz que cada 30 minutos hasta las 23:30 se realiza en la plaza. Durante 10 minutos aproximadamente la música lo inunda todo, apagan todas las luces de la plaza y distintos focos de colores se mueven en armonía con la música y con el agua de la fuente situada en el centro del manto florar. El espectáculo mereció la pena.

Desde el balcón del ayuntamiento

Desde el balcón del ayuntamiento

Tras el espectáculo, no podía faltar una estupenda cerveza belga (son excelentes) en uno de los lugares más conocidos de las callejuelas del centro de la capital europea.

Apurando el verano   Leave a comment

Playa de Breezand, junto a los diques

Playa de Breezand, junto a los diques

Llega agosto y en Holanda eso significa que el verano comienza a acabarse. Apenas hemos tenido días de sol durante la última semana (la primera de agosto) y la temperatura no supera los 22 grados… las noches son más frescas y los dias comienzan a acortarse significativamente. Es Holanda, y es ley de vida aquí. Algunos dicen que el otoño ya ha llegado, yo creo que aún tendremos alguna semana de buen tiempo, pero la verdad es que el panorama no pinta demasiado bien. Mientras que junio y sobre todo julio fueron meses bastante buenos en cuanto a clima, agosto no lo está siendo.

Comiendo a orillas del canal en Utrecht

Comiendo a orillas del canal en Utrecht

Pero el “mal” tiempo no significa que no se puedan disfrutar de buenos días en Holanda. El fin de semana pasado tuvimos la que creemos será la última visita del verano, y la disfrutamos mucho no solo en Tilburg sino también en Utrecht, en los diques del delta y en Rotterdam. Fue una visita corta pero intensa, con muchos momentos buenos.

El primer día Utrecht nos brindó un estupendo día en el que nos recorrimos la ciudad tranquilamente y sin agobios. Como en todas las ciudades holandesas, no hay demasiado que ver pero todo es bastante bonito. Apetecía caminar junto a los canales y sentarse en alguna terraza a ver las bicicletas pasar. Como no, comimos en Il Pozzo, un lugar que se está convirtiendo en una tradición cada vez que vamos a la ciudad más bonita de Holanda. Allí nos sirvieron bien y en un lugar privilegiado junto al canal mientras los lugareños pasaban en barcas variopintas y haciendo de todo, desde deporte en piraguas hasta celebrando despedidas de soltero/a. Es algo digno de ver en vivo.

Utrecht

Utrecht

Tras un viernes largo para nuestro invitado, el fin de semana lo aprovechamos de distinta manera. Cogimos el coche y nos marchamos hasta los famosos diques del delta, donde se unen los grandes ríos de Bélgica y Holanda. Allí, y con un día un poco gris, aparcamos nuestro vehículo y anduvimos varios kilómetros por la estupenda playa de Breezand, que de no ser por el tiempo de Holanda sería increíble. Es enorme y hay lugar para todo tipo de deportes, sobre todo los relacionados con el viento, que allí no deja de soplar en ningún momento.

Y caminando llegamos a donde el bravo Mar del Norte se encuentra con la mano humana, los diques. La visión de estas impresionantes estructuras metálicas merece la pena el viaje. Es un lugar totalmente artificial, tanto la playa que hace de dique “natural”, como las barreras metálicas que pueden subir y bajar según convenga, frenando así el fuerte oleaje y protegiendo al país de inevitables inundaciones durante el invierno. La fuerza del mar en este punto es impresionante.

Para completar el fin de semana visitamos Den Bosch en pleno koopzondag (domingo de compras), cada primer domingo del mes en esta ciudad. Y no faltó la visita al curioso pero deprimente “carnaval” de Rotterdam, donde la gente parece salir a la calle por inercia y no por divertirse… no me resultó demasiado interesante, la verdad.

Las planchas metálicas son accionadas por unas enormes estructuras

Las planchas metálicas son accionadas por unas enormes estructuras

Publicado agosto 8, 2010 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , , , ,