Archivo para diciembre 2008

Holandeses… ¿con poco tacto?   Leave a comment

En las pocas semanas que llevo en Holanda he notado una caracterísitca muy curiosa de los holandeses. Tal vez no se pueda generalizar, es como en todas partes, hay gente de todos tipos, pero la verdad es que en la mayoría de las personas que he conocido en este tiempo y por lo que me cuentan otros españoles, es una característica muy generalizada. Se trata de que son muy cotillas. Sí, así es, son extremadamente cotillas. Tanto que no se cortan un pelo en preguntarte algo muy personal en cuanto te conocen, como ¿qué haces en Holanda?… y a tí que te importa… me gustaría contestar muchas veces, ya que creo que los motivos de mi viaje y estancia aquí son míos y solo míos, pero ellos te lo preguntan sin pelos en la lengua, es sorprendente.

Hace unos días me pasó algo curioso, conocí a uno de mis vecinos, un holandés de mediana edad que se acercó a mi casa a avisarme de que iban a pintar la plaza de aparcamiento… bueno, vino a mi casa, y a pesar de que yo no le invité a entrar en ningún momento, le faltó sentarse en el salón y tomarse el café con mi novia!!!! Comenzó a asomarse a la casa mirando por encima de mi hombro de una forma que me pareció super descarada, me preguntó que qué hacía en Holanda, que si trabajaba y si estaba viviendo solo… como si no lo supiera ya, el muy cotilla, seguro que Lidia y yo somos la comidilla del bloque durante estos días… Esto es sólo un ejemplo.

Mis compañeros de equipo son algo más discretos, pero creo que porque saben que van a tener mucho tiempo para saber de mí… y no dudan en preguntarme por mi vida personal, mi trabajo, casa, mi vida en Málaga, etc. Aquí la privacidad se creó para ser violada, y es difícil que en cualquier sitio al que vayas no tengas que dar a conocer tu nombre completo, número de seguridad social, trabajo actual, dirección… es tremendo, nada que ver con España, donde la gente respeta mucho tu espacio, y a veces pensamos que somos indiscretos los andaluces, ¡No tenemos ni idea!

Aquí dicen que los holandeses del sur son “hermanos” de los andaluces. Lo dicen porque son abiertos en cuanto a personalidad, pero creo que confunden la cordialidad con el ser preguntones y cotillas… al menos, eso es lo que me parece.

Anuncios

Publicado diciembre 19, 2008 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con ,

Debut sin brillo en la Promotie Divisie holandesa   Leave a comment

El dia de mi debut

El día de mi debut

Y llegó, tras algo más de un mes viviendo en Holanda, mi debut en la segunda división de baloncesto de este país, la llamada Promotie Divisie. La verdad es que ha sido toda una suerte encontrar un equipo tan pronto y que me quisiesen sin miramientos, El equipo ha sido el EBBC2, filial del conocido Eiffel Towers, el único equipo holandés de baloncesto del que había oído algo en España, aunque, la verdad, que sea el filial no significa nada, ya que el primer equipo tiene más bien poca relación con el segundo y el escalón es importante, ya que la primera división holandesa de baloncesto es la única profesional aquí, y el resto son amateurs, a años luz de la misma.

Como decía, debuté con el EBBC2 en la segunda división holandesa, la Promotiedivisie. El estreno no estuvo mal, aunque por supuesto con nervios y un poco de ansiedad de querer jugar… se retrasó una semana debido a los trámites para hacer la ficha, y fue una pena, ya que el partido en que me estrené era un derbi regional contra uno de los rivales más fuertes, un partido de máxima exigencia. Yo estuve más preocupado de enterarme de lo que me decían mis compañeros y el entrenador que de jugar al baloncesto. Jugué poco y sin mucho brillo, aunque eso es lo de menos, al menos debuté y ya puedo decir que he jugado en una liga de nivel medio aceptable en Holanda, que no está mal para llevar aquí tan poquito tiempo.

La segunda división holandesa es como una mezcla de liga EBA y primera división andaluza, en mi opinión. El baloncesto aquí es muy permisivo en cuanto a faltas, los árbitros están a años luz de los de la federación andaluza, permiten todo y generalmente toman la decisión equivocada… pero la verdad es que no se les puede acusar de caseros ni de ir con los favoritos, la cagan, pero para ambos bandos, y a veces todos los jugadores se ríen en el campo al mismo tiempo por esta circunstancia.

Mi nuevo entrenador y yo en un tiempo muerto

Mi nuevo entrenador y yo en un tiempo muerto

En fín, que echo de menos jugar en España, la verdad. Esta temporada estaba muy ilusionado con jugar en Alhaurín de la Torre, y me tiro de los pelos al ver que los que iban a ser mis compañeros están compitiendo por estar con los mejores del grupo D de la EBA. En otra ocasión será, la experiencia de jugar en el extranjero es irrepetible, todo un acontecimiento para mí. Por ahora ando bien con las charlas medio en inglés medio en holandés, a veces los tiempos muertos son un caos, ya que da las instrucciones en holandés, olvidándose de que estoy ahí, y luego espera que me haya enterado… suerte que la mayoría de mis compis hablan inglés muy bien… Pero tendré que aprender rápido la lengua holandesa para integrarme mejor.

Publicado diciembre 16, 2008 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , ,

El falso civismo de los holandeses   5 comments

De toda la vida, por lo menos en mi entorno, se ha dicho siempre que los ciudadanos de los países de centroeuropa eran muy cívicos, “desarrollados” en materias sociales, que cuidan más su entorno y respetan más al prójimo. En mi opinión, esto es tan cierto como que en Málaga nieva todos los veranos.

Desde que he llegado a Holanda me he dado cuenta de que la gente no es diferente a cualquier europeo del sur en cuanto a hábitos, educación y demás. Son algo diferentes en cuanto a costumbres, eso es lógico, pero sin duda se trata de algo ocasionado por el clima de aquí, mucho más frío y que invita a quedarse en casa, por lo que, inevitablemente, la gente no se relaciona tanto con otras personas, no pasa tanto tiempo en la calle, no hay ruidos en la calle a las siete de la tarde, no hay tanta basura y existe cierta barrera social entre personas que no pertenecen al mismo club o asociación, pero simplemente porque el tiempo de Holanda obliga a este tipo de costumbres tan diferentes a las españolas.

Por otro lado, he descubierto que el supuesto “civismo” de los holandeses viene ocasionado por una fuerte presión por parte del gobierno, la policía y todo órgano regulador. Aquí hay multas por todo, desde tirar un papel al suelo en la calle hasta las ya conocidas por todos de aparcamiento, velocidad, etc. Pero es que todo está super controlado, y todos los impuestos que se pagan aquí, que son muchísimos más que en España, parece que se destinan a eso, a controlar a los ciudadanos. Lo que yo he notado en este mes y medio que llevo aquí aproximadamente, es que la gente vive atenta a la multa o a posible falta que le puedan poner por sus acciones, con lo cual, están asustados, reprimidos y fuertemente presionados.

El otro día me pasó algo curioso, iba en el tren con un compañero de equipo holandés. ïbamos prácticamente solos por la hora y debido a las prisas se me había olvidado pasar el ticket que había comprado por la máquina que hay a la entrada de los andenes, ya que mi ticket era de fecha abierta. Yo iba de lo más tranquilo y se lo comenté a Michiel, que es como se llama, como algo gracioso, ya que me iba a salir gratis el trayecto. Se puso muy nervioso y me dijo que cómo se me ocurría hacer algo así, que me podían poner una multa de 40 euros si me pillaban… vaya, creo que el chaval pasó un mal rato por mi culpa… y para colmo fui a poner los pies en el asiento de enfrente… tonto de mí, por supuesto, esto también está penalizado, algo que no dudó en decirme rápidamente mi amigo holandés. ¡Joder! Pensé, así cualquiera se considera cívico… ¡Qué viva España!

Por cierto, ya tengo mi primera multa de aparcamiento por no poner tícket en una zona azul… aquí, salvo en la periferia, todo es zona azul, es una gran putada para aparcar, ya que, o tienes permiso de aparcamiento especial que te cuesta una pasta al año y que permite aparcar en ciertas calles, o te gastas un dineral cada día en aparcar el coche en zona azul, en torno al euro con cincuenta la hora aquí en Tilburg… Yo llevo la multa en el coche, por supuesto no pienso pagarla ya que mi coche es español y no está registrado aquí… ya veremos si no me encuentro con alguna sorpresa en el futuro.

Publicado diciembre 9, 2008 por D.Ferrer en Holanda

Tilburg: asentamiento   Leave a comment

Tras un mes de estancia en Holanda, por fín tengo piso propio, bueno, de alquiler. A pesar de los muchos problemas que hay que superar para conseguir una casa aquí, ya que tienen que controlarlo todo sobre tu identidad, trabajo, ingresos, procedencia, etc., Lidia y yo hemos conseguido un lugar perfecto para nosotros. Se trata de apartamento situado en pleno centro de la ciudad, justo frente a la estación de tren y a pocos minutos caminando del mismímiso centro comercial de Tilburg, ideal para ir de compras o hacer turismo por el país, ya que el tren, en mi opinión, es el mejor medio para moverse en Holanda, a pesar de su precio, que es bastante caro, por poner un ejemplo, el trayecto de ida a Den Bosch, en el que se tardan unos 15 minutos desde aquí, cuesta, en tarifa normal, 4,20 euros. Estamos hablando de unos 25 kilómetros aproximadamente… es bastante caro, la verdad.

También he encontrado trabajo como profesor de español para extranjeros en el instituto de idiomas Regina Coeli, en Vught, donde comenzaré dentro de unas semanas, tras las vacaciones de Navidad. En este aspecto estoy muy contento, aunque me hubiese gustado comenzar antes a trabajar, ya que las semanas sólo en casa con el frío que hace fuera se hacen eternas, y más con los problemas para tener internet en casa. Tardan en mandarte el router inalámbrico nada más y nada menos que un mes, por lo menos, así que hay que echarle paciencia en este país tan “civilizado” y moderno. En España, si tardan más de una semana desde que lo pides hasta que estás navegando en casa, ya se considera mucho tiempo, para que luego nos quejemos. Ahora sí, los problemas para darse de baja son los mismos, o eso parece, según me han dicho.

Las cosas, por lo tanto, van encontrando su sitio. Apenas he tenido tiempo para viajar en estas semanas, no he conocido más que los alrededores de Tilburg, que no son muy remarcables. He estado entretenido comprnado muebles del IKEA en Breda o de segunda mano de las muchas personas que los venden en la página Marktplaats.nl. Por suerte esto ya se ha acabado y la casa está totalmente amueblada.

El baloncesto, que era una de mis mayores preocupaciones cuando decidimos venir a Holanda, ha dejado de serla. He encontrado equipo con el que debuté el pasado fin de semana: el EBBC2, filial del Eifell Towers, uno de los pocos equipos de baloncesto algo conocidos fuera de este país. El nivel de la segunda división es bajo, como de liga EBA o incluso de primera nacional, y no se ve ni un duro, el baloncesto es un deporte pobre aquí, solo cobran los profesionales de la primera división, y tampoco demasiado.

Como digo todo encaja en su sitio tras un mes de adaptación: trabajo, piso, baloncesto, algunos amigos… sin duda las cosas empiezan a marchar. Ahora hay que comenzar a disfrutarlo.

Publicado diciembre 8, 2008 por D.Ferrer en Holanda