Archivo para abril 2009

Vacaciones en Malta V: Gozo   2 comments

La isla vecina de Malta, Gozo, ocupó nuestro último día de vacaciones. Para ir hasta allí nos subimos, algo más temprano que otros días, en un autobús que se caía a pedazos, y con él y con un conductor que decidió hacer de aquél viaje una aventura recorrimos la distancia que separa Sliema del puerto desde donde se toma el ferry hacia Gozo. Este puerto está en un extremo de la isla, a una hora más o menos de Sliema (en autobús).

Vista desde los templos de Ggantija, al fondo, la Iglesia de San Juan el Bautista, la más alta de Gozo y una de las de mayor volúmen del mundo

Vista desde los templos de Ggantija, al fondo, la Iglesia de San Juan el Bautista, la más alta de Gozo y una de las de mayor volúmen del mundo

Gozo es una isla muy pequeña, con apenas 15 km de distancia entre sus puntos más lejanos.

Templos de Ggantija

Templos de Ggantija

Es una isla que se puede recorrer muy bien en coche de alquiler, aunque las carreteras no son demasiado buenas (como en el resto del país). Pero también se puede optar por hacerlo en autobús. Nosotros optamos por el taxi, ya que nos pareció la mejor manera de llegar pronto y a salvo a los lugares que nos apetecía visitar. Tras negociar el precio con uno de los muchos taxistas que nos abordaron al llegar al puerto, emprendimos camino hacia dos templos que datan del neolítico, construidos alrededor del 3.600 antes de Cristo, que se dice pronto… Estos templos, llamados los “Ggantija Temples”, compiten con los de la isla principal en antiguedad, y según algunos expertos (eso leímos) son las construcciones hechas por el hombre más antiguas descubiertas. En realidad queda poco de ellos, algunas paredes, y está bastante erosionado por el tiempo y por la dejadez, ya que tampoco parece que se hayan utilizado para otra cosas que no sea atraer a los turistas.

Desde los templos se puede observar una vista impresionante de toda la isla, destacando la Ciudadela de la capital, Rabat, y la impresionante cúpula de la iglesia de San Juan el Bautista, la más alta de Gozo y sin duda la de mayor volumen. Esta inmensa iglesia me dejó impresionado por sus dimensiones y porque fue construida con el esfuerzo de la gente del lugar después de derruirse la antigua. Es una iglesia circular, muy espaciosa en su interior y que impresiona tanto desde fuera como desde su interior.

Vista desde la Ciudadela de Rabat

Vista desde la Ciudadela de Rabat

En Rabat, la capital, visitamos la ciudadela, una zona de la ciudad que está totalmente amurallada y muy bien conservada, con una Catedral, como no, y con muchos museos, ninguno de los cuales nos pareció interesante, así que no entramos. Lo mejor de Rabat son las vistas que se obtienen de toda la isla en torno a la muralla, que se puede recorrer a pie sin problemas.

Tras todo esto, cogimos otro taxi para volver al puerto, luego el ferry y tras él (tarda unos 20 minutos en llegar a Malta), el autobús para volver a Valletta y luego a Sliema. Antes, nos paramos para tomar alguna foto en la enorme explanada que fue empleada durante la edad media para guardar grano, junto a la bonita iglesia de Floriana, ciudad vecina de Valletta.

Llegamos al final las vacaciones, que en mi opinión fueron muy completas. Malta me dejó una muy buena impresión y a la vez me dejó decepcionado, como he contado, con algunas cosas. Pero no se puede tener de todo. El próximo viaje será a Roma, en mayo, pero antes habrá que trabajar algunas semanas.

Explanada en Floriana

Explanada en Floriana

Anuncios

Publicado abril 30, 2009 por D.Ferrer en Vacaciones en Malta

Fin de la temporada de baloncesto   Leave a comment

Tras unos cinco meses de temporada en Holanda, llega por fín el final. Ha sido un año baloncestístico raro, que comenzó en Málaga y que ha finalizado en Holanda, quién me lo iba a decir… No ha sido una temporada fácil, ni mucho menos, ha estado llena de altibajos, con una pretemporada en Alhaurín de la Torre, un parón de algo más de un mes, vuelta a jugar en Holanda con otra mini-pretemporada, acostumbrarse al baloncesto de aquí, jugar de pivot, jugar de alero… un lío. Al final, me quedo con un par de partidos y con la buena experiencia de jugar en el extranjero.

El equipo donde he jugado no ha tenido un gran año, no hemos estado a la altura, hemos terminado novenos en una liga de 14, mirando más hacia los puestos de abajo que hacia los de arriba. Ha sido una pena, porque hemos tirado muchos partidos antes incluso de jugarlos. El final de temporada se ha hecho largo y casi insoportable, ya que a todos se nos ha ido la motivación poco a poco. El último partido, en Ijmuiden, cerca de Amsterdam, lo ganamos por 8 puntos. Yo además me llevé un bonito recuerdo de un ojo morado por un codazo… son cosas que pasan.

Por parte de Lidia la cosa ha ido mucho mejor, ha quedado campeona con su equipo, con el que comenzó allá por diciembre, con lo que han ascendido. Con el otro equipo, el primero de Tilburg, han quedado en mitad de la clasificación. Por supuesto le han dicho que tiene un sitio allí si quiere quedarse.

Ahora solo quedan ganas de descansar durante algunas semanas y ya se dirá el año que viene, que aún no se sabe dónde vamos a estar, mucho menos dónde vamos a jugar. La temporada comienza aquí en septiembre, así que los entrenamientos comenzarán en agosto.

Publicado abril 29, 2009 por D.Ferrer en Viaje a Holanda

Etiquetado con ,

Vacaciones en Malta IV: La Malta prehistórica   2 comments

Tercer día en Malta, el más caluroso de todos, alrededor de los treinta grados. Tras los dos primeros días sin parar casi de andar y de hacer cosas, el tercer día lo quisimos hacer algo más tranquilo, así que planeamos ir a visitar los templos neolíticos de la isla, al menos los que se pueden visitar.

Entrada al templo de Hagar Qim

Entrada al templo de Hagar Qim

Dicho y hecho, no demasiado temprano cogimos otro estupendo autobús en Sliema y tras 40 minutos de recorrido por carreteritas estrechas y desfiladeros de miedo, llegamos a los templos de Hagar Qim y Mnajdra, al sur de la isla. Desde aquí, lo primero que nos llamó la atención fue la increible vista de toda la costa sur de Malta, con muchos acantilados y el mar de fondo. Delante de ese espectáculo están las construcciones hechas por el hombre más antiguas del mundo. Se trata de dos templos (o eso se cree que fueron), de los cuales poco se sabe, ya que tan solo se encontraron piedras y figuras, la mayoría de las cuales se pueden ver en el Museo Arqueológico de Valletta.

En estos templos se encontró la figura de la mujer dormida, entre otras muchas piezas, figurillas, piedras con motivos y herramientas. La verdad es que es bastante sorprendente, todo un poco místico, pero en mi opinión está muy mal preparado para su visita. Se puede entrar en ambos templos, tocar las piedras, incluso llevarte alguna a casa si quieres. Había gente que buscaba algún resto que mereciese la pena para colocarlo en la repisa del salón por algunas semanas, o chavales que se subían a las piedras puestas allí por la mano de un hombre hace más de 5.000 años… una pena, la verdad. Por lo demás, se sabe poco de los templos, ya que además, éstos fueron espoliados durante años antes de que fuesen descubiertos como yacimientos arqueológicos de gran valor.

Vista de la costa sur de Malta

Vista de la costa sur de Malta

La verdad es que si te paras a pensarlo, son sorprendentes. Tal vez de mucho más valor que el conocido Stonehenge en Inglaterra. Pero la verdad es que todo el montaje que rodea al templo inglés hace que la visita sea mucho más interesante y que te vayas a casa con una sensación muy diferente a la que me dejaron estos dos templos de Malta.

Templo de Mnajdra

Estructuras en el Templo de Mnajdra

Tras esto quisimos ir a otros dos templos, los de Tarxien y el Hypogeum, pero resultó que el horario de cierre del primero es súper temprano y que para el segundo es necesario reservar con semanas o meses de antelación ya que sólo entran 10 personas al día para su mejor conservación.  Así que dejamos esto para la próxima visita y nos fuimos a nuestro hotel, en Sliema, donde pasamos la tarde descansando y preparándonos para el día siguiente, nuestro último día en Malta: la visita a la isla de Gozo. Antes de dormir visitamos un conocido restaurante de la ciudad, el Piccolo Padre, en el paseo marítimo de Sliema, donde ponen unas pizzas muy ricas y de diferentes tipos con hermosas vistas al mar.

Publicado abril 27, 2009 por D.Ferrer en Vacaciones en Malta

Etiquetado con , ,

Vacaciones en Malta III: Paseo en barco y Mdina   Leave a comment

Crucero por Valletta y el Gran Puerto

Crucero por Valletta y el Gran Puerto

Llegamos al segundo día de vacaciones en Malta, el día que decidimos hacer un pequeño crucero para ver desde el mar las ciudades más importantes de Malta, entre ellas, por supuesto Valletta, Sliema y las Tres Ciudades. El crucero lo tomamos desde Sliema en un día estupendo y poco a poco fuimos recorriendo todas y cada una de las bahías de esta hermosa zona de Malta.

Vista de Valletta desde el barco

Vista de Valletta desde el barco

Desde el barco disfrutamos de las vistas de Sliema y toda su costa, Valletta, el Fuerte Manoel, que está situado en una pequeña isla junto a Valletta, así como de todo el Gran Puerto y las bahías que separan a Las Tres Ciudades: Vittoriosa, Cospicua y Senglea, una zona que reúne uno de los puertos más grandes del mundo, con zonas dedicadas a la reparación de todo tipo de barcos, así como muelles para cruceros y miles de yates de todo tipo.

Puerta principal de Mdina

Puerta principal de Mdina

La verdad es que fue un paseo más que agradable, ya que, como digo, hacía un gran día y apetecía mucho estar al sol con la brisa del mar. Desde el mar se pueden observar perfectamente todos las fortificaciones, las murallas que rodean a las ciudades y la verdadera dimensión del Gran Puerto, que es impresionante. Por desgracia, desde tierra no es posible visitar las fortificaciones en su totalidad, la mayoría están cerradas por obras o porque son utilizadas como escuelas militares. Pero de todos modos creo que lo impresionante de estas construcciones se ve desde el mar, desde dónde es fácil imaginar los pequeños barcos de la edad media con sus cañones intentando conquistar estas ciudades que presentan un aspecto imponente.

Calles de Mdina

Calles de Mdina

Después del paseo nos dispusimos a visitar la ciudad que más me gustó: Mdina, que quiere decir medina (palabra árabe que significa ciudad), y que fue la capital de Malta durante mucho tiempo. Mdina es sencillamente impresionante, una ciudad perfectamente conservada desde tiempos inmemoriales. Como no, está totalmente amurallada, y domina desde su posición alta toda la isla de Malta. Se encuentra a unos 15 o 20 minutos en coche de Valletta y es fácil llegar en autobús durante todo el día.

Portada de la Catedral de Mdina

Portada de la Catedral de Mdina

Mdina me dejó una estupenda impresión. Llamarla “ciudad” es demasiado, ya que se pueden recorrer la totalidad de sus calles en una media hora. Pero son numerosos los lugares que merece la pena visitar, como la Catedral de San Paul, que es impresionante.

Cúpula de la Catedral de San Juan en Mdima

Cúpula de la Catedral de San Juan en Mdima

Lo más encantador de Mdina es pasear por sus calles, la mayoría peatonales. Disfrutar de los muchos edificios de estilo barroco y perfectamente conservados es un auténtico placer. Además, es posible rodear toda la ciudad desde lo alto de sus murallas, y desde allí se obtienen impresionantes vistas de la isla.

En Mdina comimos, además, muy bien, a precios más económicos que en la zona de Valletta y Sliema y en un precioso patio de un antiguo palacete. Sin duda fue un día muy completo que nos dejó muy buen sabor de boca.

Al final, por la noche, sólo nos quedaba recorrer las calles de Sliema, vacías a esta hora, para llegar a la zona de ocio nocturno, San Julián y Paceville. Allí hay numerosos pubs, bares, discotecas y sobre todo restaurantes, la mayoría de ellos de estilo italiano, con pizzas y pastas.

Vacaciones en Malta II: Valletta y Las Tres Ciudades   Leave a comment

Vista de Valletta al atardecer

Vista de Valletta al atardecer

Primer día de vacaciones en Malta: Visita a la capital, Valletta, donde disfrutamos de toda la mañana y de una estupenda comida. La capital de Malta es impresionante. Es una ciudad totalmente amurallada, rodeada de mar al encontrarse en una pequeña península rodeada por diferentes bahías, sin duda un lugar estratégico en la isla, difícil de conquistar (Malta era una perita en dulce durante la Edad Media para el dominio del Mediterráneo). Por ello los caballeros de Malta decidieron trasladar la antigua capital, en Mdina, a Valletta, mucho mejor comunicada y sin duda un auténtico fortín.

Calles de Valletta

Calles de Valletta

La ciudad, como digo, está rodeada por murallas, algunas naturales, ya que son acantilados, que han sido aprovechados para construir los edificios sobre ellos. La vista de Valleta desde Sliema es sorprendente, parecen casas amontonadas sobre las murallas sin ningún orden, pero es todo lo contrario, la ciudad está perfectamente pensada, con calles rectas muy curiosas, ya que la mayoría forman una “uve”, ya que el centro de la península está más baja que los extremos, creando unas vistas sorprendentes desde ambos extremos de ellas.

Calle de Valletta

Calle de Valletta

Malta destaca por sus muchas iglesias, y en la capital está la más importante: la Co-Catedral de San Juan, que es impresionante o al menos eso me pareció a mí. Es una catedral muy recargada, súper adornada y con tal cantidad de riquezas y obras de arte que cuesta imaginar que Malta es un país bastante pobre en general. Merece la pena visitarla y dedicar al menos una o dos horas, entre otras muchas cosas, hay obras de Mattia Pretti, un artista italiano que trabajó en Malta durante muchos años, por toda la iglesia, tanto frescos como cuadros. Además, se puede observar una de las mejores obras de Caravaggio: La decapitación de San Juan; así como San Gerónimo escribiendo, obras en las que se refleja el famoso juego de luces y sombras del estilo barroco.

Pasillo del Palacio del Gran Maestre

Pasillo del Palacio del Gran Maestre

Las calles de Valleta están cargadas de historia, hay palacios que dieron cobijo a los Caballeros de Castilla (Malta estuvo conquistada por los españoles), decenas de iglesias y otros edificios, casi todos de estilo barroco, que se conserva muy bien tanto en Valletta como en Las Tres Ciudades. El Museo de Arqueología me pareció también muy curioso e interesante, es pequeño, pero tiene una colección de elementos prehistóricos que se encontraron en los numerosos templos Neolíticos de Malta, uno de los cuales es la construcción humana más antigua concocida. En el museo se encuentran muchas de las piezas y piedras encontradas en ellos, las más importantes son las que representan a mujeres de grandes caderas y “La mujer dormida”, obra estrella del museo, y que no es más grande que la palma de la mano. Estas figuras, además de otras piedras como altares, herramientas, etc. datan de entre los años 5.000 y 2.500 antes de cristo. Según se cree, fue la civilización más avanzada del neolítico, mucho antes que Egipto.

Mujer dormida

Mujer dormida

Hay numerosos sitios donde comer o tomar algo en Valletta. La calle principal, la que separa la gran portada del Fuerte San Elmo, en la punta de la península, está bordeada de restaurantes, tiendas, palacios de estilo barroco e inglesias. Aquí se puede comer bastante bien, aunque esto es algo que me decepcionó de Malta, ya que esperaba más riqueza gastronómica mediterránea, y lo que ví fueron muchos platos italianos sobre todos y algunos autóctonos. También esperaba pescado,  pero hay poco, en mi opinión, y comer calamares en un restaurante cuesta el doble que comer cualquier otra cosa, a precios muy caros. La verdad es que en este sentido no se puede comparar con la riqueza culinaria de España.

Portada de la Iglesia Anglicana

Portada de la Iglesia Anglicana

Bóveda de la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo

Bóveda de la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo

Las Tres Ciudades son tres pequeñas ciudades que se encuentran muy cerca de Valletta. La principal es Vittoriosa y destaca por sus construcciones de estilo barroco y por el Fuerte San Angelo. Además, estas tres ciudades se extienden a lo largo del Gran Puerto de Malta, uno de los más grandes del mundo gracias a la disposición natural de las costas. Aquí se puede pasear por kilómetros de muelles donde se encuentran desde barcos industriales hasta yates y cruceros de lujo.

Vacaciones en Malta I   Leave a comment

¡Vivan las vacaciones! Cuánta falta me hacían… pero por fín llegaron (y ya se han ido), toda una semanita libre que aprovechamos para visitar Malta, uno de esos lugares del que todo el mundo sabe algo pero en realidad no sabe nada, porque se trata de unas islas desconocidas en gran medida, o al menos eso me parece a mí. Cuando empecé a buscar algo de información sobre Malta me dí cuenta de que era un lugar de lo más interesante para visitar, no sólo por su clima: mediterráneo, sino también por sus muchos monumentos, iglesias y lugares históricos, algunos de los cuales datan de antes de las pirámides de Egipto.

Paseo marítimo de Sliema, al fondo Valletta

Paseo marítimo de Sliema, al fondo Valletta

En total estuvimos en Malta seis días, aunque en realidad eran cuatro, ya que llegamos por la noche del primero y nos fuimos muy temprano el último. Pero cuatro días son más que suficientes para disfrutar de la isla principal y de sus muchos lugares interesantes. Malta es una isla pequeña, que concentra la mayoría de la población en una misma zona, en torno a la capital: Valletta. Casi todas las ciudades importantes están pegadas a ésta, formando una gran ciudad de pequeños edificios muy antiguos que se alarga por la costa.

Se trata de una isla fundamentalmente rocosa , algo que me decepcionó en parte, porque esperaba visitar algunas playas. Nada de nada, sólo hay unas pocas calitas y tal vez una playa un poco más grande, pero no me parece, ni mucho menos, un destino de playa, como en algunos lugares lo venden. Es más bien una isla para los amantes del buceo, ya que el Mediterráneo es tan claro como el Caribe en esta isla, y se intuyen fondos impresionantes. A pesar de que ha hecho bastante calor durante esta semana -en torno a los 25 grados casi todos los días- el agua estaba bastante fría y no invitaba a baños, así que pasamos todos los días disfrutando del sol pero paseando por los diferentes escenarios que ofrece la isla.

Calles de Valletta

Calles de Valletta

Por otro lado, hay que decir que el transporte dentro de Malta es una aventura. Al haber sido una colonia inglesa conducen por la izquierda, y si añadimos eso a que no existe demasiada regulación y que todo el mundo va un poco por libre… pues alquilar un coche puede convertirse en toda una proeza, aunque creo que es la mejor manera de visitar toda la isla a tu gusto. Nosotros optamos por el transporte público, sobre todo el autobús, y ésto es algo más que curioso, ya que los autobuses son parte del encanto de Malta. La gran mayoría son antiquísimos, de los años 50 y 60 tal vez, son preciosos por fuera, pero nada confortables para subirse en ellos: asientos pequeños y monoformes, sin apenas respaldo, donde es imposible ir de pie, casi ninguno tiene puerta, se caen a pedazos cuando cogen un bache… bueno, mil cosas, son encantadores, eso sí, pero en ir de un extremo a otro de la isla puedes tardar perfectamente una hora (apenas hay 30 kilómetros en realidad), por carreteras y caminos que más bien corresponden a casas de campo que a rutas turísticas… Una aventura!!!

El punto central del transporte es Valletta, de allí se pueden coger autobuses para todos los puntos turísticos interesantes, hay rutas de todo tipo. También es posible coger muchos desde Sliema, que es la ciudad donde se encuentran la mayoría de los hotele, y por supuesto hay autobuses turísticos tipo Hop on-Hop off, en los cuales te vas subiendo y bajando a tu antojo en los lugares interesantes, cuesta 15 euros y creo que es una buena opción para un día (yo no lo hice).

Autobús típico de Malta

Autobús típico de Malta

Por otro lado, también es posible moverse en barco, sobre todo para hacer tours turísticos alrededor de la isla y visitar diferentes puntos del entorno. Existen barcobuses que recorren varias rutas, la más conocida y habitual es la que une Sliema y Valletta, apenas tardan cinco minutos en recorrer la pequeña bahía y tiene un precio irrisorio (1 euro  más o menos).

Los precios de los transportes son muy baratos, tanto los autobuses (los trayectos más largos apenas superan el euro), y el barco es también muy barato. En contraste, el taxi tiene un precio caro, bueno, tal vez no caro, pero pensando en lo que cuesta el autobús, parece un abuso. Es necesario establecer el precio con el conductor antes de cogerlo, porque si no te estafan un poco, y la verdad es que no merecen la pena, para coger taxis mejor alquilar un coche.

Durante los próximos días hablaré de nuestros días en Malta, de lo que visitamos y de mis impresiones.

Publicado abril 21, 2009 por D.Ferrer en Vacaciones en Malta

Etiquetado con , , , , ,

Visita a Rotterdam   Leave a comment

Rotterdam, la ciudad con uno de los puertos más importantes del mundo, donde se encuentran la desembocadura del Rhin (Waal a su paso por Holanda) y el Mar del Norte. Rotterdam también merecía una visita como gran ciudad que es y allí fuimos un domingo de primavera.

Rascacielos de Rotterdam

Rascacielos de Rotterdam

Se trata de una de las ciudades más importantes de Holanda y la segunda en tamaño tras Amsterdam. No es una ciudad demasiado turística, en mi opinión, aunque tiene algunos atractivos como sus rascacielos, el Museo Boymans van Beauningen, y algunos edificios que destacan por su diseño arquitectónico. La arquitectura es, sin duda, el mayor de los reclamos de esta ciudad, ya que se trata de un lugar moderno, construido en su mayoría tras la Segunda Guerra Mundial debido a los incesantes bombardeos que sufrió. A partir de entonces, Rotterdam se ha renovado con modernos bloques de pisos y enormes rascacielos que alojan bancos y hoteles de lujo.

Hotel de lujo de Rotterdam

Hotel de lujo de Rotterdam

Una gran avenida comercial (que no falta en ninguna ciudad holandesa), conduce directamente al puerto, eje industrial de la ciudad y de una magnitud extraordinaria gracias a la enorme desembocadura del río Nuevo Maas. En el puerto se pueden visitar diversos museos, pero lo que me pareció más interesante fue pasear por los muelles y observar los numerosos barcos que hay allí amarrados, casi todos industriales.

Varios puentes, uno de ellos el conocido Puente de Erasmo, unen las dos orillas de la ciudad separadas por el río, mientras que cientos de barcos navegan de un lado a otro, algunos de ellos cargados de turistas que deciden darse una vuelta por el río, éste es uno de los atractivos turísticos.

Al final del puerto se llega a la zona de marcha nocturna, que está llena de cafeterías y bares abiertos durante todo el día. Es la zona más animada de la ciudad cuando las tiendas no tienen el protagonismo, y en su entorno se pueden visitar algunas cosas interesantes, como las “casas cubo” o el edificio blanco o “casa blanca”, que fue el primer “rascacielos” construido en Rotterdam a finales del siglo XIX y que en su momento fue el edificio más alto de Europa.

Por otro lado, destaco el museo Boymans van Beauningen, que reúne una curiosa colección de pinturas, dibujos, esculturas y otros elementos reunidos a lo largo de muchos años. Es el museo más antiguo de Rotterdam y el más famoso también. En él se pueden ver obras de Picasso, Dalí y el famoso cuadro de “La torre de Babel”, de Breugel, que sin duda es la obra más destacada del museo y que merece la pena se vista en vivo. Por lo demás, a mí no me pareció un museo muy interesante, hay muchas obras de arte moderno, algo que a mí no me atrae demasiado.

Edificio del ayuntamiento

Edificio del ayuntamiento

En fin, que antes de irnos de vacaciones a Malta hicimos esta pequeña visita a Rotterdam, que no está muy lejos de Tilburg y a la que se puede ir sin problemas en tren. A mí me dejó una impresión de ciudad grande, con edificios de oficinas enormes y un centro comercial enorme, pero poco más, la verdad. Tal vez el puerto sea importante, pero no tiene mucha vista, en mi opinión.

Puente Erasmo sobre el río Nuevo Maas

Puente Erasmo sobre el río Nuevo Maas

Publicado abril 21, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con