Archivo para abril 2012

Indignaciones primaverales…   2 comments

Indignado, malhumorado y con ganas de darle una patada a Bélgica y volverme a España a las primeras de cambio. Así me sentí ayer después de uno de esos choques con la burocracia que resultan tan cansinos, incómodos y difíciles, más aún cuando no son en tu propio idioma…
Tras mucho pensármelo y revisarlo bien, he decidido matricular mi coche, español, en Bélgica. Hace dos años fuimos hasta el norte de España tan solo para pasar la ITV, pero estaba claro que este verano no podíamos volver a ir hasta allí tan solo para eso, así que no quedaba otra que matricularlo por fin aquí, en Bélgica.
Malinformado por amigos (todo el mundo ha oído algo pero luego no tienen ni idea) comencé con los papeleos. Primero perdí una mañana completa para inscribirlo en la aduana. Tras esperar una hora y media a que me atendiesen resultó que necesitaba un papel previo que debía pedir en la verdadera aduana, que por supuesto estaba en otra ciudad y a la que tendría que ir en otra mañana… ese fue mi primer choque con la desinformación, tal vez causada por las dificultades del idioma, solo que esa información errónea me la había dado un compañero belga que trabaja haciendo seguros de coches… inexplicable entonces.

Tras recoger este papel en la verdadera aduana (en 5 minutos y muy bien atendido) me informaron de todos los pasos que debía tomar a partir de entonces para completar la correcta matriculación, que son:
– Papel rosa de la aduana.
– Certificado de Conformidad para pasar la Itv belga.
– Pasar la itv belga.
– Ir al seguro para que te inscriban en el DIV y tras varias semanas te den una matrícula asociada al conductor, no al vehículo.

Yo todavía no he llegado ni a la mitad… Tras haber recogido el “papel rosa” de a la aduana, fui a recoger el “Certificado de Conformidad” que es una especie de ficha técnica del vehículo que es necesario pedir a la casa Seat, que los coches belgas tienen por defecto (es necesaria para pasar la itv belga) pero que los españoles no, ya que la Tarjeta de Inspección Técnica de España no es válida aquí, así que hay que pedirla especialmente.

Así que visité la Seat en Amberes y me dijeron que sí, que me la conseguían previo pago de 100 euros… tras 5 días de espera me llamaron para decirme que no la habían podido conseguir, que al ser un vehículo español era necesario que fuese a Bruselas, previa cita, a que me hicieran una inspección allí del vehículo y que me darían el papel directamente (ya podrían haber estado bien informados de nuevo, que digo yo que no sería el primer vehículo extranjero en pedir esto en un país donde el 25% por ciento de la población es de otro país…)

Llamé para hacer la cita a la Seat de Bruselas, situada en todo el centro para hacer las cosas un poco más complejas, me la dieron tras un servicio terrible al teléfono (el servicio al cliente no es nada importante para los belgas en los negocios de cara al público cuando no se trata de venderte algo…) y de nuevo pedí varias horas libres en mi trabajo (que por supuesto tendré que recuperar en algún momento) para ir hasta el centro de Bruselas con mi coche…

Tuve la mala suerte, para colmo, de que pillé una huelga de transportes públicos en Bruselas, algo muy común en un país del “primer mundo”. Cuando no son los trenes son los autobuses, y si no, pues es que ha nevado y nada funciona… en fín, que allí que fuí con la fe de recoger ese papel y listo… Pero claro, con el tráfico tardé más de lo esperado y llegué tarde… sí, 30 minutos tarde. ¿Qué sería lo normal en este caso? Pues si me preguntan a mí, diría que el taller mostrase algo de flexibilidad sabiendo que están situados en el centro de Bruselas y de que la gente trabaja a las horas que dan las citas. Pero no, ellos no muestran flexibilidad, ellos te dicen que es muy tarde, que ya no pueden ayudarte y que te dan cita para otro día, todo esto con muy mal servicio, como no… obviamente esto me sentó fatal y estuve un buen rato hablando con uno y con otro (se iban rotando porque no me dió la gana de entrar en razones) perjurando en Español (esto siempre sale mejor en el idioma materno) y protestando un buen rato en holandés (fue una gran práctica de la que yo mismo salí bastante sorprendido).

En fin, que de nuevo había chocado con la burocracia en un país extranjero (ya me había pasado en Holanda alguna vez, y por cosas así me marché de allí). Finalmente tuve que aceptar una nueva cita, a la que no tengo intención de ir a menos que me sea exclusivamente necesario, y haciendo algunas llamadas a España creo que podré conseguir este papel de homologación válido para toda la unión europea en la Seat en Málaga.

Por cierto, se me olvida mencionar que el papelito en Bruselas me costaba 200 euros, suerte que no los tengo que pagar por adelantado. Seguro que después en Málaga me cobran 20 o 30 euros por ello… porque no es más que un folio con las mismas cosas que vienen en la ficha técnica pero en varios idiomas y con un sello de fábrica. Por cierto, que el trato y el servicio al teléfono de los trabajadores de la Seat en Málaga ha sido excelente, no solo me atendieron con interés, que es el mínimo que se pide, sino que ellos mismos me han llamado hoy a mi móvil belga para asegurarme de que me lo pueden conseguir y de que les enviase escaneado los documentos necesarios… yo creo que esto si es algo más normal.

Así que en ese punto estoy, esperando conseguir el certificado de España y así no tener que volver a verle la cara a los queridos trabajadores de la Seat en Bruselas, ciudad que cada día me parece más horrible. Muy bonita para echar un rato de turista, pero invivible. Tiene los mismos problemas de una macrociudad siendo una ciudad de tamaño medio.

Esto a veces pasa, incluso en tu propio país. Cuando te ocurre viviendo en el extranjero tendemos a exagerar, a indignarnos mucho más y a pensar que todo sería más fácil allí, en casa… pero lo cierto es que no es así siempre. Estas experiencias le enriquecen a uno, dicen por ahí, supongo que se aprende más cuando no te salen las cosas perfectas desde el primer momento, aunque la verdad es que en estos días me da mucha pereza vivir fuera de España y pienso… ¿Y si le dan por culo a todo esto y me vuelvo?

Anuncios

A punto de terminar la temporada de baloncesto   Leave a comment

Finales de marzo, estamos a punto de terminar la temporada de baloncesto. Solo un partido más, insignificante ya, y llegará el descanso veraniego, hasta agosto.

La temporada con Nieuw Bravo Antwerpen termina en 4ª posición después de haber perdido este fin de semana con quien nos disputaba la 3ª plaza. Tuvimos oportunidades de ascenso hasta hace un par de semanas, pero varias derrotas consecutivas nos han puesto en nuestro sitio. Lo cierto es que tenemos un equipo veterano en el que se nota la llegada del fin de temporada. Ya no estamos tan bien como al principio ni física ni mentalmente.

Por mi parte estoy contento por la temporada en general. No he tenido lesiones, he jugado siempre y mucho. He estado bien en gran parte de la liga pero en los últimos partidos he bajado mi nivel por desconfianza en mi juego. Ahora ya pienso en el verano, en prepararme para la temporada que viene y en mejorar. A casi mis 30 años me siento todavía con muchas ganas de jugar y con energías para seguir haciéndolo muchos años. Repetiré en el mismo club, un año más, donde he estado cómodo tanto con el pabellón en sí como con los compañeros. Veremos qué ocurre dentro de dos semanas, el último partido de liga.

Image

Publicado abril 1, 2012 por D.Ferrer en Uncategorized