Archivo para marzo 2008

Taiwán… Taiwán…   1 comment

El Grand Hotel de Taipei, una auténtica obra de arte

La comida típica, los simpáticos taiwaneses, el clima tan cambiante… Son muchas las cosas que he vivido en estos días en Taiwán, un país tan diferente y encantador. Ha sido una pena no haber tenido más tiempo para conocer los alrededores de Taipei, visitar parajes naturales, la costa y las montañas, ya que dicen que son de extraordinaria belleza y que merece la pena verlos.

Tan solo visité el zoo, que es parecido al resto de zoos del mundo, solo que está rodeado de selva típica de la isla, lo que le da cierto toque natural, aunque no deja de ser un zoo. Me hubiese encantado llegar hasta la costa, conocer las playas taiwanesas y hacer senderismo por los alrededores, pero mi viaje no ha dado para tanto y tendré que conformarme con una visión cosmopolita de Taiwán.

En estos días también he descubierto que la tecnología está al alcance de cualquiera en este país, todo el mundo parece tener un móvil a la última y una televisión de plasma en casa. Aunque, si lo pienso, eso también pasa en España y probablemente en el resto del mundo consumista en el que vivimos. El tópico de que la tecnología en Taiwán es extremadamente barata ha dejado de serlo para mí, ya que visité la zona donde se cuece todo el tema de ventas tecnológicas de Taipe, un área de la ciudad llena de tiendas de televisiones, iPods, ordenadores y demás. Allí estuve mirando cosas y comparando precios y no me pareció que hubiese una gran diferencia con España, tal vez cierta diferencia en televisores y ordenadores, pero poco más, y hay que tener en cuenta que después hay que declarar todo lo que te lleves en la aduana y que si se estropea…. olvídate de la garantía.

Solo compré un mp3, pero fue más por el hecho de llevarme algo de Taiwán que porque estuviese especialmente barato, ya que después lo he visto en España más o menos por el mismo precio, supongo que la tecnología es cada día más similar en todos lados y que la diferencia de un país a otro es apenas remarcable.

En cuanto a ropa y otros elementos tampoco comparé demasiado, preferí gastar mi tiempo en cosas que me parecían más interesantes.

Anuncios

Publicado marzo 25, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Mezcla de gustos culinarios   2 comments

Comiendo en la estación central

Si hay algo que me gustaría destacar de mi viaje a la capital Taiwanesa, Taipei, es la diversidad con la que me encontré allí, sobre todo a la hora de elegir la comida. La cultura asiática sin duda destaca por la diversidad de gustos y por los platos tan diferentes que tienen con respecto a nosotros, los occidentales, y para los amantes de la comida “china”, Taiwán es todo un placer.

Lo primero que hay que señalar es que cuando aquí hablamos de comida “china”, englobamos un montón de costumbres culinarias asiáticas como la vietnamita, koreana, china, japonesa, taiwanesa, etc. El mundo de los sabores asiáticos tiene cierto toque especial, seguramente dado por la variedad de especias y salsas que utilizan, y en todas creo que hay un elemento en común que es el arroz, base de toda dieta asiática.

El arroz estaba presente en casi todas las comidas y prácticamente lo regalan en cualquier restaurante. Se ofrece casi de cualquier forma pero destaca el arroz blanco hervido, que se utiliza como acompañamiento del resto de platos. Por lo que he podido probar estos días y ver en los muchos restaurantes típicos de Taiwán, la dieta se basa en sopas, arroz y carnes varias cocinadas con verduras. Pero además de eso tienen diversas frutas que nunca había probado, parecidas a las occidentales pero con sabores sorprendentes, ácidos y dulces dependiendo de la fruta.

Si eres una persona atrevida podrás probar sopas de aleta de tiburón, carne de ballena y otros platos y zumos hechos a partir de la sangre de serpientes, todo ello disponible en los muchos mercados nocturnos que basan su comercio en la cocina tradicional, y que por un momento pueden ser muy agobiantes ya que te ves envuelto en una marea humana que se mueve por estrechas calles bordeada por cientos de sitios de comida que están cocinando en la calle y por tanto todos los vapores y olores de la comida vienen hacia tí, lo cual es a veces algo bastante desagradable y no recomendable para personas delicadas.

En Taiwán encontré lugares con aspecto lúgubre pero que servían los mejores dumplins que había probado nunca, esas pequeñas bolsitas de masa de harina rellenas de carne, pescado o verdura, que pueden comerse hervidas al vapor o fritas. Acompañadas con un arroz frito mixto o con arroz blanco son un plato estupendo. También los rollos de carne y verduras, que por desgracia no recuerdo el nombre, cortados en pedazos para poderlos coger con los palillos… ¿no lo había mencionado antes? Antes de viajar a Taiwán es bueno practicar un poco a utilizar los palillos típicos chinos, porque salvo en el hotel apenas se encuentran restaurantes que utilicen tenedor y cuchillos… al principio cuesta un poco, pero luego le acabas cogiendo el gusto y hasta puede que lo eches de menos al volver.

En fín, que la comida es uno de los mayores encantos de Taiwán, y que es preferible que alguien te ayude a elegirla y que te lleve a sitios diferentes donde se sirva no sólo lo típico que se puede comer aquí en España, que también está, aunque con sabores algo distintos y sin tantos fritos, ya que apenas fríen la comida, sino que la pasan a la plancha o la hierven, lo que es mucho más sano.

Publicado marzo 18, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Atractivos de la capital taiwanesa II   Leave a comment

Taipei 101

Taipei es una ciudad llena de maravillosos rincones merecedores de una visita, varios monumentos y edificios de cierta importancia se pueden destacar entre todos, sobre todo el Taipei 101, edificio más alto del mundo. Se trata de un rascacielos de más de 500 metros de altura que se levanta por encima de todos los edificios de Taipei y que se ve desde cualquier punto de la ciudad en un día claro. Sin duda es el principal punto de referencia de esta ciudad, se puede visitar por un precio de 400 dólares taiwaneses, que son unos 8 o 9 euros, y por ese precio puedes subirte en el ascensor que tiene el récord guiness de velocidad (sube 90 plantas en aproximadamente 35 segundos, algo que te hace sentir la presión en los oídos y que te hace flotar cuando baja, aunque el trayecto de vuelta a la tierra lo hace en algunos segundos más, supongo que para que no salgas volando), y también puedes disfrutar de las mejores vistas de la ciudad desdel el mirador acristalado de la planta 90, un espectáculo tanto de día como de noche. Te ofrecen también la posibilidad de escuchar una explicación en tu idioma de la construcción del edificio, los diferentes puntos de interés que se ven desde lo alto del mismo y todo lo relacionado con el Taipe 101. También puedes observar el sistema que hace que este edificio no sufra en los numerosos terremotos que sufre Taiwán, una enorme bola de acero de miles de toneladas está sostenida en medio del edificio y hace de equilibrador de toda la estructura; y por último puedes salir a una terraza exterior en la que sientes estar en contacto con las nubes… impresionante.

Es sin duda el mayor atractivo de Taipei, además de ser un lugar de reunión de todo tipo de personas y uno de los centros comerciales más grandes de la ciudad (en las 6 primeras plantas del rascacielos), aunque se trata de un lugar bastante caro para ir de compras.

Vista desde lo alto del Taipei 101

Por otro lado, Taipei dispone de varios templos entre el que destaca el Long Shan Temple, curioso centro de la religión Tao de Taiwán (la principal en la isla), donde todo el mundo parece tener un lugar al que ir dentro del mismo y que permanece muy bullicioso a todas horas. Es un lugar de respeto y culto donde las gentes de taiwán hacen ofrendas de fruta y piden deseos a la vez que queman varas de incienso, lo que crea un ambiente perfumado y algo ahumado que le da aún más misticismo al asunto.

Templo Long Shan

Varios memoriales, el Chan Kai Sheng y el Sun Yat-Sen, son edificios de grandes dimensiones construidos para recordar a personas importantes en la historia de China y Taiwán, también son lugares de reunión de los taiwaneses, muy bulliciosos durante los fines de semana y donde cada uno hace lo que le apetece, ya sea bailar con sus amigos, volar una cometa, sacar a su perro o simplemente pasear con la familia.

Otros edificios importantes son el Teatro y la Sala de Conciertos, edificios preciosos que por desgracia estaban en plena remodelación cuando yo los visité y no pude disfrutar de su mejor aspecto, aunque parecen muy impresionantes. También está el Museo Nacional, ejemplo de historia asiática, el Gran Hotel, un edificio que llama mucho la atención; la mansión de la familia Lin y otros muchos templos que se pueden visitar libremente a cualquier hora del día.

Publicado marzo 17, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Atractivos de la capital taiwanesa   Leave a comment

Mercado nocturno en Taipei

Taipei es, ante todo, una ciudad de contrastes, al menos asi la veo yo. No se trata de un lugar al que acudir en busca de lugares dignos de visitar, monumentos con una gran historia ni imagenes imborrables. Es sencillamente un lugar que merece la pena conocer por su diversidad, por su vida.

Lo mas interesante sin duda de Taipei son sus habitantes, en los dias que he pasado recorriendo las calles de la ciudad y cruzandome e intentando comunicarme con ellos me he dado cuenta de que son personas con un una forma de ser muy tranquila y servicial. Esta es la caracteristica general de todos, que siempre tratan de satisfacer tus necesidades si tienes alguna, ya seas conocido o no, es algo encantador y a veces desquiciante.

Merece la pena intentar comunicarse con ellos (no muchos hablan ingles, mucho menos espanol), pero si tienes suerte encontraras alguno que si te entienda y que sepa comunicarse. Yo la tuve, conoci a Milagros, una chica taiwanesa que hablaba espanol a la perfeccion al haber estado estudiando durante varios cursos en Panama. Hablando con ella me di cuenta de que son personas muy interesantes, que son cotillas como nosotros, que tienen mil preguntas sobre los occidentales al igual que nosotros de ellos y que muchos de las ‘leyendas urbanas’ que se suelen escuchar en Espana son mentira, ya que en muchas costumbres y habitos son muy parecidos a los Europeos.

Aparcamiento de motos

Pero sin duda son mucho mas dispuestos y serviciales que los occidentales, no les importa romper sus planes para ayudarte en algo e incluso ensenarte la ciudad si es necesario sin apenas conocerte. Los hechos son esclarecedores: mi primer dia aqui estaba muy perdido, apenas hay cosas en ingles por lo que es muy dificil orientarse en cualquier parte. Mi hotel estaba fuera de la gran ciudad, por lo que debia coger un autobus para llegar al centro, pero no tenia ni idea de donde ni de cual. Pregunte en la recepcion y me indicaron mas o menos donde tenia que esperar, pero nada mas. Una vez en la parada tuve la suerte de encontrar un chico que se manejaba algo en ingles, palabras basicas, le pregunte si alli se cogia el autobus al centro de Taipei y me dijo que el iba alli y que me fuese con el, y asi lo hice, sin dudarlo. No solo me dijo todo lo necesario para no meter la pata (habia que preparar el importe exacto antes de entrar y echarlo en la caja del autobus sin siquiera mirar al conductor), sino que me dijo donde debia pararme y me acompano (perdonen las faltas, se trata de un teclado ingles sin tildes ni la letra espanola que va tras la n en el abecedario) hasta la parada en la que debia subirme despues, que no estaba nada cerca, a unos 10 minutos andando, y ademas en la direccion opuesta a donde el iba. Todo un detalle, una vez que me llevo hasta la misma puerta del lugar donde debia coger mi autobus, no sin antes haberme senalado varios puntos de referencia importantes, me miro como esperando mas preguntas, yo le di las gracias encarecidamente y le desee lo mejor, me habia dejado con la boca abierta.

Publicado marzo 13, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Un viaje de 26 horas   2 comments

Avion de Cathay Pacific despegando

Tras mucho preparar y disponer, llegó la hora del viaje. Con 26 horas de camino por delante me conciencié para tomármelo con calma y así fue. Más de dos horas y media para llegar a mi primera escala, Londres, desde Málaga. Luego unas 3 horas en Heatrhrow hasta salir a Hong Kong, el vuelo más largo, casi 12 horas, algo que parece una odisea pero que se hace mucho más llevadero cuando el avión de Cathay Pacific tiene de todo, sobre todo un DVD individual con multitud de películas, juegos y todo tipo de entretenimientos totalmente controlados por tí.

Tras llegar a Hong Kong, donde estuve unas cinco horas, por cierto, el aeropuerto más grande del mundo es digno de una visita, ya que, en primer lugar, se aterriza desde el agua, con lo que te da la sensación de que el avión va a tocar el mar y no la tierra; y en segundo, te puedes pasear durante varias horas por toda la terminal de salida sin tener que repetir el sitio dos veces, así que imagínate. Desde Hong Kong hasta mi destino final, Taipei, 1 hora y 40 aproximadamente.

Con cansancio y muchas ganas de dormir, pero nada afectado por la diferencia horaria, me dispuse a ir a mi hotel, situado a las afueras de Taipei, en Linkou (Taoyuan County), una ciudad a unos 20 kilómetros de la capital. A descansar, que mañana será otro día…

Publicado marzo 9, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Antes de viajar   Leave a comment

Como en cualquier viaje intercontinental, es necesario informarse muy bien de los requerimientos necesarios en el país de destino, ya sean de salud o de visas. En este caso, para Taiwán/Taipei hay una serie de cosas importantes.

En primer lugar, no es necesario obtener una visa si no vas a pasar más de 15 días allí, en mi caso no ha sido necesario, ya que solo estaré 6 días. Aunque por supuesto hay que tener el pasaporte en regla y que no caduque en los próximos 6 meses.

Por otro lado es imporante saber de qué hay que vacunarse, para ello podemos ir al servicio de información médica internacional que hay en todas las ciudades importantes de España. La fiebre tifoidea, la diarrea del viajero y el tétanos han sido las vacunas en mi caso, además de comprar un repelente de insectos para evitar a estos molestos seres en un país tan húmedo. También te aconsejan llevar colores oscuros, no chillones, evitar los perfumes y colonias.

En cuanto a los consejos culinarios, la cultura japonesa es conocida por su gastronomía rica en productos crudos, hay que evitarlos completamente porque son los principales propagadores de enfermedades, así como el agua, por la que se trasmiten otras muchas enfermedades típicas allí y para las que nuestro organismo occidental tal vez no esté preparado, por ello se aconseja no probar el agua de grifo e incluso evitar la embotellada, es casi mejor beber otro tipo de productos como zumos o refrescos.

Por lo demás, no hay ninguna precaución más que tomar, ya que Taiwán es un país bastante seguro, por lo que se puede pasear por la noche y visitar los conocidos mercados nocturnos de la ciudad, pero de eso hablaré en otro momento.

Publicado marzo 5, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Motivos del viaje   Leave a comment

Noche en Taipei junto al r�o 

Como todo viaje en la vida, el mío también tiene un motivo, aunque en este caso se pueden considerar varios motivos.

En primer lugar viajo a Taiwán porque deseo estar con una persona allí, esa persona es mi novia, que ha llegado hoy mismo a Taiwán por motivos de trabajo y estará en Taipei, la capital, hasta el próximo sábado 14 de marzo, día en que ambos volveremos juntos. Sin duda que ella haya tenido que ir ha provocado que yo también lo haga, ya que creo que si no fuese así en la vida me sentiría atraido por un viaje así a Taiwán.

En segundo lugar, también menos importante, viajo a Taiwán porque deseo conocer el país y es una oportunidad extraordinaria para hacerlo. No se trata de un lugar paradisíaco, no tiene playas, no voy a relajarme ni a comprar como un loco ni nada por el estilo, pero deseo conocerlo, pasear por las calles de sus ciudades, ver los diferentes paisajes que me ofrezca y fundamentalmente encontrarme con otra cultura totalmente distinta a la española, aunque creo que cada día más occidentalizada. Debe ser toda una experiencia y espero estar preparado para disfrutarla, por ello he buscado información sobre las fiestas, los lugares culturales más importantes de Taipei, donde pasaré casi todo el tiempo, y las costumbres de allí, con el doble objetivo de enriquecer un poco mis conocimientos y no meter la pata cuando llegue, ya que nunca se sabe…

Se trata de una aventura en la que me embarcaré el próximo viernes 7 de marzo, aunque no llegaré allí hasta el sábada 8 por la tarde. Como detalles importantes habría que decir que Taiwán es una isla que está en el Mar de China, de una extensión no demasiado grande, situada frente a Hong Kong aproximadamente, por debajo de Japón y a unos 100 kilómetros de la costa este del contienente asiático. El trópico de Cáncer divide la isla en dos mitades, por lo que el tiempo es tropical, aunque influenciado por el mar, sus temperaturas son suaves, con mucha humedad. La mejor época para viajar es la primavera (marzo y abril), y su huso horario es de 7 horas más que en los países de Europa, es decir, que cuando aquí son las doce de la mañana, allí son las 7 de la tarde del mismo día.

Es un país que depende de la República de China aunque tiene independencia, ésto es algo que todavía no me ha quedado muy claro y de lo que me gustaría informarme más. En sus ciuidades hay una amalgama de culturas, ya que ha pasado por manos de diferentes países como colonias (Japón y China sobre todo), así que conserva cultura de ambos y su propias costumbres taiwanesas, esto se ve reflejado sobre todo en la comida. De todos modos, es un país que mezcla lo más avanzado con lo tradicional, con un fuerte cambio entre las ciudades, supertecnológicas y con grandes rascacielos, y los pueblos costeros, muy tradicionales y parados en el tiempo (esto me gustaría comprobarlo y vivirlo yo mismo). Su capital es Taipei, uno de los centros tecnológicos más importantes del mundo y donde se instalan todas las grandes compañías teconológicas debido, en mi opinión, a la mano de obra tan barata que existe y a los hábitos de trabajo de los ciudadanos de allí, que apenas conocen el descanso y son muy sumisos…

Un mundo de cosas de las que aún me estoy informando y de las que, seguramente, me llevaré alguna sorpresa cuando llegue allí, pero más vale tener una idea inicial de lo que se va a encontrar uno allí.

Publicado marzo 4, 2008 por D.Ferrer en Viaje a Taiwán

Etiquetado con