Una visita esperada   Leave a comment

¡Qué comienze la visita!

¡Qué comienze la visita!

Y llegaron las visitas, la primera de todas, la de mis padres, que pasan en Holanda una semana. Como no podía ser de otra forma, la visita ha significado un cambio bastante notable en mi día a día, y con ello mi ausencia por el blog, pero vuelvo ahora con muchas cosas que contar y muchas fotos.

De paseo por... a ver si lo adivinas

De paseo por... a ver si lo adivinas

La visita comenzó por los alrededores de Tilburg: Breda y Den Bosch, las dos ciudades vecinas son muy conocidas y merece la pena visitarlas. Las dos primeras mañanas, jueves y viernes, mis padres disfrutaron de la tranquilidad de la casa (yo estaba trabajando), y de la actividad de Tilburg, que es un sitio más que acogedor para pasear e ir de compras. Así que decidieron explorar mi ciudad caminando. Por la tarde aproveché para llevarlos a ver Breda y Den Bosch, a ambos sitios en tren y disfrutando de un tiempo excepcional, llegando incluso a los 36 grados.

Mis padres en el centro de Den Bosch

Mis padres en el centro de Den Bosch

En Breda, nuestra primera visita juntos, también coincidimos con el koopavond, que es la tarde que todo el mundo decide salir a la calle a hacer compras y a comer fuera, así que la ciudad estaba muy animada y disfrutamos de un largo paseo por el centro y de una estupenda cena, a las ocho de la tarde, en la terraza de un restaurante griego del centro de Breda. Allí charlamos y nos pusimos al día de los mil y un temas que había pendientes. Breda nos acogió de maravilla, aunque hay que decir que no quedó grabada en la retina de los visitantes, ya que tras cinco días apenas recordaban el nombre.

La segunda tarde la disfrutamos de forma más tranquila aún en Den Bosch, la capital de la provincia, a tan solo 15 minutos en tren. Allí paseamos en una tarde calurosa pero menos animada que la anterior, ya que no había tiendas abiertas, y eso en Holanda significa quedarse en la casa. Muchos dices que esta ciudad es muy bonita, más que muchas otras, yo creo que está bien, pero tampoco me parece gran cosa y, en mi humilde opinión de tilburgiense o como se diga, Tilburg no tiene nada que envidiarle a Den Bosch salvo, tal vez, una plaza central y peatonal bastante más grande. Por lo demás, creo que tiene las mismas tiendas y bares que en cualquier otro lugar. Esa noche cenamos en casa, con Lidia, y nos fuimos prontito a dormir ya que al día siguiente, el sábado, comenzaríamos con las visitas a Bélgica.

Una tarde de mucho calor en los parques de Breda

Una tarde de mucho calor en los parques de Breda

Anuncios

Publicado agosto 14, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: