Archivo para julio 2009

La feria de Tilburg   Leave a comment

Aunque pueda parecer mentira, Tilburg tiene una feria del más puro estilo andaluz: con sus tómbolas, cacharros de todo tipo, música, luz, peluches gigantes… en fin, todo un mundo donde gastar dinero. La feria de Tilburg es la más grande del Benelux, es decir, de todo Holanda, Bélgica y Luxemburgo, es una feria que poco tiene que envidiar a las ferias de ciudades importantes de Málaga, como Marbella, Fuengirola, Estepona… e incluso le puede hacer frente a la de Málaga, en cuánto a cacharros se refiere, porque si de algo es sosa esta feria es de casetas, que es algo que no parece muy típico de aquí.

No me esperaba una feria así de grande y así de animada. La colocan a lo largo de las avenidas más importantes del centro, a lo largo de varios kilómetros en los que se reparten atracciones para niños, para adultos, para ñoños y para modernos, de todo tipo. Lo bueno que tiene esta feria es que, al ser en el centro, las casetas no son necesarias, ya que los mismos bares abren sus terrazas o ponen un par de grifos de cerveza en una barra en el exterior y… ¡ya tenemos caseta! (o algo parecido). Las calles del centro han estado llenas cada tarde gracias a la feria, dicen los de aquí que la gente ahorra durante todo el año para gastar durante la feria, y no lo dudo, todo es en comparación más caro que en España, y en todas las tómbolas y maquinitas de pinzas de coger peluches hay montones de personas echando euros como si fueran pipas, increíble. Incluso hay máquinas tragaperras en medio de la calle, montones de ellas agrupadas, y allí echa dinero todo el mundo, desde las señoras jubiladas a los niños de 12 años… ¿y a mí qué me parece esto? Pues la verdad es que no me ha gustado, pero en este país de contradicciones sociales no me sorprende.

Además, la feria no frena la actividad comercial del centro, todo lo contrario, las tiendas, aprovechando la marabunda de personas, aprovechan el tirón y abren día y parte de la noche, a todo tren, ¡la feria es sólo una vez al año! Nueve días, sí, nueve días de feria, como en las mejores de Andalucía, nada más y nada menos, eso sí, sólo hasta la una de la mañana, la feria se concibe como una actividad de tarde-noche, no de noche, como en España, aunque si te paras a pensarlo, la una de la mañana puede considerarse un ahora bastante decente, como las 4 de la mañana por mi tierra, diría yo.

Hoy Tilburg vive la resaca de la feria, que terminó ayer. La ciudad está hoy dormida de nuevo, como hace una semana, pareciése que el lunes es una extensión de la tarde del domingo que los holandeses se resisten en dejar escapar… La normalidad vuelve poco a poco y yo me alegro, no sólo por el rodeo en coche que he tenido que hacer todos estos días para ir a trabajar por culpa de la feria, sino también porque estaba cansado de escuchar los mismos ruidos y ver a la misma pelotera de gente cada vez que me acercaba al centro.

Publicado julio 27, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con

“La gripe A ha causado ya 700 muertes en el mundo”   Leave a comment

Y la gripe corriente causa cientos cada día en el mundo. ¿Está destacado ésto en los periódicos y en la televisión? No, es algo que mucha gente sabe pero que casi todo el mundo pasa por alto. Somos capaces de destacar que una nueva mutación de la gripe ha causado 700 muertos “ya” en el mundo, cuando queremos decir “nuestro mundo“, el desarrollado, el occidental, en el que nos movemos.

“La gripe A ha causado ya 700 muertos en el mundo”, es un titular de una noticia que aparece en la página web de El País.com, no he podido evitar verme sorprendido por la forma en que está escrito, con ese “ya” que expresa la rapidez con que se extiende, y eso de “en el mundo” refiriéndose a que es una pandemia global… Cuando queremos exagerar algo no necesitamos mucho. Si tratásemos de la misma forma todas las enfermedades o todas las cosas que causan muertes “en el mundo” no habría sitio en los periódicos y todos viviríamos asustados porque la muerte nos esperaría a la vuelta de la esquina. Este tipo de titulares son los que causan pavor en las personas, los que provocan miedo e incluso histeria. Titulares así consiguieron que la crisis fuera un derrumbamiento en unos días de todo un imperio económico. ¿Por qué no hablamos de cuántas muertes son causadas cada día por la desnutrición, por el sida, por el cáncer, por los accidentes de tráfico, por las guerras, por la delincuencia, por las drogas, por la depresión…? No merece la pena, ahora el tema es la gripe A y con eso nos vamos a sentir asustados por un tiempo en “el mundo”, o, mejor dicho, en nuestro mundo.

Publicado julio 21, 2009 por D.Ferrer en Uncategorized

El lunes rosado en Tilburg   Leave a comment

Me voy a trabajar a media mañana del martes, todo está muy tranquilo, vacío como si fuese domingo, ¿qué es lo que pasa? No es fiesta aunque Tilburg esté de feria, es que ayer fue el conocido “lunes rosado” una fiesta pro-gay que se celebra únicamente en esta ciudad y que congrega a cientos de miles de personas de toda Holanda y de la vecina Bélgica en las calles de Tilburg y donde la gente muestra su tolerancia y se reveindica en esta sociedad en algo que en Holanda está más que aceptado: ser homosexual.

Apenas era posible ayer caminar por las calles del centro debido a la tremenda marea de gente que había en todas partes. Casi todos vistiendo alguna prenda rosa, que es algo tradicional en el “lunes rosado”. No solo gays y lesbianas, sino también drag queens, transexuales y heterosexuales, todos mezclados disfrutando de uno de los días más festivos de Tilburg y probablemente de Holanda.

El tiempo acompañó y el montaje era perfecto, los bares tenían barras en las calles y las terrazas estaban dispuestas, en casi todas las plazas importantes había un Dj pinchando música, cientos de banderas multicolor adornaban los balcones y entradas de bares y sobre todo el rosa, presente en las casas, en los restaurantes, en los bares y en la gente que se movía de un lado a otro disfrutando de la música y del espectáculo. Para mí toda una experiencia vivirlo y aunque supongo que no estuve muy ambientado para la fiesta, pasé un buen rato viendo el ir y venir de unos y otros. Nunca había visto la ciudad tan llena de vida y con tantas ganas de fiesta, es como si los holandeses del sur del país reservasen todas sus energías fiesteras para unos pocos días al año repartidos entre el Carnaval y el Lunes Rosado. Porque en general son bastante tranquilos. La fiesta duró hasta tarde (tampoco demasiado, hoy la mayoría hemos tenido que trabajar), aunque para mí acabó pronto y creo que fue suficiente. ¡Hasta el año que viene lunes rosado!

Publicado julio 21, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , ,

Por fín un poco de acción en el Tour de Francia   Leave a comment

¡Ya era hora! Dos semanas hemos tardado en ver una etapa interesante, bueno, al menos los últimos kilómetros. Por fín ha habido emoción y los “buenos” se han mojado y lo han intentado. Llegó el segundo final en alto del Tour y no podía ser otro sino Contador quien ganase la etapa y se hiciese con el maillot amarillo.

Estaba siendo uno de los tours más aburridos que recuerdo. Aquí en Holanda se vive con mucha emoción, la etapa se ve prácticamente de principio a fin en la primera cadena nacional. La gente habla mucho de la carrera y hay mucha gente en las carreteras con bicicletas en plan profesional. Este es un país de afición ciclista, pero es una pena que no tengan ni una montañita, así es imposible. Además, hay resúmenes a todas horas en varias cadenas, es espectacular, en todo momento puedes estar informado de cómo ha quedado la etapa.

Por suerte a partir de hoy se va a hablar de un español: Contador, y se va a dejar de hacerlo de Armstrong, que a pesar de hacer un buen tour, se ha demostrado que no está para ganarlo. Tal vez en los próximos días sigamos viendo emoción y también Carlos Sastre nos dé alguna alegría, quien sabe…

Publicado julio 19, 2009 por D.Ferrer en Uncategorized

Madagascar, con otros ojos   Leave a comment

Lidia con sus amigos los lemures

Lidia con sus amigos los lemures

¿Cuántas veces en la vida se puede tener la oportunidad de viajar a Madagascar? Problemente sea unos de esos lugares que a casi todo el mundo le gustaría conocer pero para los cuales hay mil peros a la hora de viajar. Yo no he tenido la suerte de conocerla en persona, aún, pero sí puedo presumir de saber algo más que lo que se pueden leer en panfletos turísticos gracias a la visita de Lidia. Aquí os lo cuento.

Haciendo la colada...

Haciendo la colada...

Madagascar, con otros ojos

La realidad de las personas de Madagascar es que la mayoría de ellos son pobres, la gente viste con ropas muy gastadas y sucias, como si las hubiesen cogido de la basura, la imagen de un vagabundo de occidente, o incluso peor. La mayoría van descalzos y deambulan de un lado a otro sin peinarse y sin un destino claro, simplemente hacen eso: deambular. Por el día las calles de Antananarivo, la capital de la isla, son un hervidero de gente que marcha de un lado a otro comerciando con lo que pueden. Este parece su medio de vida y cada uno vende lo que puede, encontrándose pequeños puestos con un par de frutas y cuatro bebidas, el precio lo desconozco, pero el sueldo de un trabajador normal se estima entre los 4 o 5 euros al mes.

Atardecer en Antananarivo

Atardecer en Antananarivo

Al adentrarte en las calles de la ciudad los puestos van adquiriendo un tono más real, aunque la mayoría son de madera y paja, tristemente ensamblados para recrear un puestecillo, pero parecen como de hace mil años. Más en el centro aparecen cosas parecidas a tiendas, pero casi todo muy sucio, muy viejo, muy pobre. Extremadamente pobre.

A la hora de comer se pueden ver puestecillos con pequeñas ollas al fuego y algunos dulces parecidos a los tradicionales xuxos, pero más pequeños. Por la noche, curiosamente, estos puestos desaparecen y dejan paso a pequeñas mesas con bebidas alineadas esperando un comprador.

Las calles están teñidas con un polvo rojizo que se ve en todas partes, hay mucho polvo, todo está manchado de él, todo parece muy sucio, para al mirar con detalle notas que no hay basura en el suelo, las calles, sin aceras, están limpias de basura, y la gente camina por los bordes por lugares donde no caben dos coches al mismo tiempo. Los coches y todo lo relacionado con ellos el algo muy curioso, las calles de Antananarivo están, en su mayoría, asfaltadas, aunque hay muchos caminos y senderos. No hay apenas señales de tráfico ni semáforos, para adelantar se usa el claxon, para girar se usa el claxon. Por supuesto las calles carecen de iluminación y por la noche, a partir de las seis y media ahora en invierno, están vacías salvo por algunos que parecen fantasmas y aparecen ante los focos del coche como tales, jugándose la vida a veces, pero esto es de lo más normal.

La entrada del hotel estaba bien vigilada

La entrada del hotel estaba bien vigilada

La conducción está reservada para profesionales, ya que no es fácil en lugar sin reglas. Es sorprendente ver todo sucio y fijarse en los coches, todos están relucientes, realmente brillan. No es extraño ver a personas limpiándolos en cualquier esquina con un trapo y un cubo. Los coches se pueden dividir en dos grupos: los 4×4 buenos y nuevos y los demás, que son coches viejos, en su mayoria taxis de color crema (como en algunas ciudades de Alemania).

La gente hace vida en la calle durante el día, compran, transportan cosas sobre la cabeza; otros están sentados sin hacer nada, como si el tiempo no fuera con ellos, simplemente ven el mundo pasar, al fresco. Se ven niños jugando, muchos niños, la mayoría de ellos acompañados por otros que los llevan de la mano. También se ven recién nacidos, algunos de ellos de apenas unos meses, en la calle, en apariencia solos, pero es fácil descubrir a alguna mujer cercana que los está vigilando por el rabillo del ojo. Otras madres llevan a sus recién nacidos colgados, algunos por delante del cuerpo, otros por detrás, la vida no se frena para amamantar. En contraste con la cantidad de niños pequeños, no se ven embarazadas, es algo que llama la atención.

El bullicio de las calles durante el día deja paso a una tranquilidad extrema durante la noche. Las casas parecen existir sólo para dormir. La gente lava sus prendas en la calle, en pequeños recintos techados donde hay agua o en palanganas en las puertas de las casas. También se ven ropas puestas a secar en cualquier lugar: en una rama de un árbol, en pequeñas parcelas de césped, en piedras…

Puestecillos en la calle

Puestecillos en la calle

Hay perros integrados en el entorno, gallos y gallinas que se cruzan por delante del coche desafiandolo. No se ve ni un gato, ni ningún otro animal suelto por la calle. No hay demasiados insectos tampoco. Cierto es que no hace calor ya que es invierno, pero tampoco hace frío y todo da una sensación de suciedad… aunque es el polvo. Lo que pasa es que en un entorno como este las cosas no pueden tener otra pinta, es normal.

El domingo todo cambia, es algo fantástico, la gente saca sus ropas limpias y las luce, como se hacía hace años en España, el domingo era el día de ir guapo, de lucir tus mejores ropas, así es en Madagascar. Los puestos venden en este día cosas distintas, cosas “festivas”, muy diferentes a las de diario, el cambio salta a la vista. La gente se ve más relajada, no hay tanto movimiento sino que están simplemente tomando el sol o a la sombra, pasando el rato.

Camaleón... con cuerno

Camaleón... con cuerno

Por otro lado trabajar en Madagascar es toda una aventura, todo va más despacio, es complicado avanzar y a veces frustrante, pero la gente no tiene prisa, no importa la duración. Los conductores pueden llegar una hora más tarde de la hora establecida y sin llamar ni explicar nada después, es algo que se supone normal. Las condiciones de trabajo son buenas, aunque difíciles de comparar con las de Europa.

Sí es muy buena la comida, puedes comer en restaurantes que en España serían de lujo por los productos y el trato por solo 10 euros por persona, y probablemente eso en Madagascar sea caro, no sé cuánto puede costar comer en la calle. Comer es barato en general y hay restaurantes de todo tipo, desde italianos a asiáticos pasando por los tradicionales. En los supermercados también son muy baratos. Los productos tienen buena pinta, en el supermercado la mayoría de las cosas son procedentes del mismo país, frutas exóticas, muchas cosas que no se pueden encontrar en Europa o que si las llevasen costarían un ojo de la cara.

Madagascar es una isla sorprendente por muchas cosas, una experiencia sin duda única. Aún queda mucho por descubrir de este rincón desconocido de África.

Familia de lemures de camping en el río

Familia de lemures de camping en el río

Lunes… de conciencia   Leave a comment

Cada lunes voy al gimnasio a aproximadamente la misma hora para quemar algunas calorías y mantenerme en forma, es curioso que este día también sea el elegido por la mayoría de los abonados a mi gimnasio, donde es difícil coger una máquina de correr libre, y eso que hay muchas, durante toda la tarde. Pero lo más curioso de todo es que cualquier otro día se convierte en lugar no sólo agradable, sino especialmente tranquilo, la gente parece desaparecer durante la semana, ¿estarán en dos gimnasios y les tocará en este los lunes? Pues no, no lo creo, más bien es la conciencia, esa terrible compañera que nos hace sentirnos mal cuando menos nos apetece, la que empuja a todos a visitar el “quemacalorías” el lunes, es decir, después del fin de semana, que no es casualidad.

A quien no le gusta comer fuera durante el sábado y el domingo, a quién no le encanta tomarse unas cervezas con los amigos o amigas… ¿quién no toma algún que otro helado de más durante el finde?… Y es que la raza humana ha nacido para disfrutar, no nos engañemos, pero también para sufrir y vivir enclaustrados en esos lugares de culto llamados gimnasios, donde 100 conciencias actúan al mismo tiempo recordándonos esa hamburguesa del viernes por la noche, esas cervecitas del sábado por la tarde o ese fin de semana en el sillón viendo la fórmula uno, el tenis y el ciclismo sin ni siquiera dignarnos a dar un paseo con el buen tiempo que hace… Pero no os preocupéis, siempre llegará el lunes, y el lunes es el día del gimnasio.

Publicado julio 13, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con

Una vuelta por la capital vecina: Bruselas   1 comment

Fachada de la Maison du Roi, que aloja el Museo de la Villa, en la Gran Plaza de Bruselas

Fachada de la Maison du Roi, que aloja el Museo de la Villa, en la Gran Plaza de Bruselas

Ese soy yo!!

Ese soy yo!!

Voy de sorpresa en sorpresa, parece que Bélgica es más que interesante, y es que cada ciudad que visito en el país vecino me sorprende y me gusta más que cualquier sitio que haya visto de Holanda. Bruselas fue mi última visita, hace una semana aproximadamente, con Lidia recorrimos las calles del centro sin ningún destino concreto, simplemente disfrutando del buen tiempo (bastante calor) y el buen ambiente que se respiraba en las calles entre los turistas y los viandantes locales que abarrotaban las terrazas y plazas.

La Catedral de Bruselas

La Catedral de Bruselas

Hay muchas cositas que visitar en Bruselas, es una ciudad bonita, con un centro encantador muy similar a otras ciudades belgas como Amberes y Brujas, con una arquitectura muy similar, recargada en los edificios, que no son muy altos, y todos muy viejos. La plaza principal de la ciudad es impresionante, no tiene desperdicio, uno de esos lugares en los que apetece sentarse y disfrutar de la vista. Eso sí, tomarse un cafelillo por allí es muy caro, más de tres euros por cafelito, una burrada en mi opinión, y yo que pensaba que Bélgica, con eso de tener menos impuestos que Holanda, iba a ser más barata…

Luego hay cosillas interesantes, como la fuente famosa del niño meón, o el Manneke Pis, que es un lugar muy tradicional de Bruselas y uno de los símbolos de la ciudad, aunque la verdad es que no es gran cosa, pero allí que fuí yo, como todo turista, y me hice la foto, como no, rodeado de japoneses que no paraban de hacer fotos y de cotorrear…

El chocolate está por todas partes, es difícil aguantar la tentación de entrar en alguna de las muchas tiendas a comprarse unos bombones, todos tienen una pinta increíble, súper apetecible… ¡la tentación siempre está presente! Yo la aguanté muy bien, no soy demasiado chocolatero, como se dice en Málaga.

De fondo, el Palacio Real

De fondo, el Palacio Real

Además hay muchos parques urbanos que son preciosos, ideales si hace buen tiempo. Y en la zona moderna te puedes fotografiar con el Parlamento Europeo a tu espalda, algo muy típico y muy simbólico, pero no tiene mucha vista, la verdad. En fín, que tiene de todo, es una capital pequeña, que se puede visitar en un día, se puede comer bien y sobre todo beber muchos tipos de cerveza, creo que unas 350 marcas, nada más y nada menos. Se puede visitar en bici en un sistema que hay por toda la ciudad muy parecido al de Sevilla, de esos que coges la bici en un sitio y tienes que aparcarla antes de 30 minutos y no te cuesta nada.

Como digo, Bélgica es muy sorprendente y todavía nos queda Gante que es la otra de las ciudades “con encanto” de por allí. Ya hemos visitado Amberes, Brujas y Bruselas, las tres a una horita de camino más o menos de Tilburg, lugares ideales para pasar un día en buena compañía.

Publicado julio 12, 2009 por D.Ferrer en Bélgica

Etiquetado con