Archivo para la etiqueta ‘feria de Tilburg

Llega la feria más grande del Benelux   1 comment

"El Pulpo" es una de las atracciones clásicas de esta feria

"El Pulpo" es una de las atracciones clásicas de esta feria

Llegó la semana de feria a Tilburg. la feria más grande de Holanda, Bélgica y Luxemburgo colorea estos días las calles más importantes de esta tranquila ciudad que en estos días se transforma y se convierte en un bullicio de gente, música, ruidos de atracciones y un sinfín de actividades varias que hacen las delicias de los más pequeños así como de los grandes.

Noche del estreno, no os recomiendo comer showarma y luego montaros en cacharritos...

Noche del estreno, no os recomiendo comer showarma y luego montaros en cacharritos...

Tilburg es una ciudad de tradición feriante, sí, aunque parezca mentira también en Holanda existen las típicas ferias del sur de España, llenas de cacharros, de casetas, de tómbolas, de puestos de comida… y todo curiosamente en el mismo centro de la ciudad, lo que la hace aún más atractiva y curiosa.

¡¡Churros!! Además, españoles, y no están nada mal, he de reconocerlo

¡¡Churros!! Además, españoles, y no están nada mal, he de reconocerlo

Montarse en la noria y ver a tan solo unos metros la catedral, o subirse al martillo y sentir que vas a cochar contra los edificios colindantes… esas son algunas de las sensaciones que se pueden vivir en el corazón de Tilburg durante toda esta semana. La feria más grande del Benelux está en marcha durante 10 días desde el viernes hasta el domingo de la semana siguiente. También coincide con el conocido lunes rosado, día del orgullo gay en Tilburg que se celebra llevando alguna prenda rosa y con una serie de actividades, conciertos y pasacalles. Todo esto y mucho más es lo que se han encontrado esta tarde miles de personas en el centro de esta ciudad que durante estos días se quita la máscara de tranquilidad para ponerse la de fiesta.

Hay atracciones de todo tipo, desde las típicas para niños pequeños a aquéllas clásicas de todos los tiempos. Todo tiene cabida en la feria de Tilburg. También hay cacharros que ocupan plazas enteras, montañas rusas con recorridos incluso mejores que los de la mayoría de parques de atracciones, puestos de comida de todo tipo, desde salchichas de medio metro alemanas a churros españoles pasando por supuesto por el showarma, el algodón de azúcar, la típica masa frita dulce holandesa, las palomitas y mucho, mucho más. Todo ello combinado con el ambiente de los bares y restaurantes que también se han vestido de gala para sacar el mayor partido de las fiestas.

La noria es una de las atracciones mejor situadas, en la plaza central de Tilburg

La noria es una de las atracciones mejor situadas, en la plaza central de Tilburg

No existen muchas casetas, pero esta carencia viene suplantada por la diversidad de bares de la zona. Al situarse la feria en el centro mismo de Tilburg, todos los bares abren sus puertas y tienen sus terrazas con alegres techados de lona para proteger a los sedientos holandeses que en estos días pueden disfrutar de uno de sus mayores placeres: ver a gente de todo tipo pasar.

El sábado por la tarde fue un momento ideal para pasear por la feria con algo más de tranquilidad

El sábado por la tarde fue un momento ideal para pasear por la feria con algo más de tranquilidad

Es una semana de negocio donde no solo las atracciones sacan partido, sino también los comerciantes locales y para mi sorpresa lo que parece tener más gente son los puestos de máquinas tragaperras. Sí, así es, máquinas tragaperras. Es algo que ví por primera vez aquí el año pasado por estas fechas y que ahora sigue pareciéndome sorprendente. Son puestos que consistes en varias decenas de máquinas tragaperras situadas una al lado de otra como en un casino. La gente no se cansa de cambiar su dinero por unas fichas metálicas que no dejan de entrar en las máquinas en ningún momento. No faltan adeptos a estos puestos que en mi opinión son un negocio impresionante. Incluso los más pequeños se acercan a estas máquinas y no es raro verlos echando el dinero por la ranura… ¿no debería estar eso prohibido en un país como este? Tal vez lo esté.

Momento para disfrutar, momento para pasear, momento para estar con la gente. Es el momento de Tilburg. La semana más grande de esta ciudad. El tiempo ha respetado mucho más este año y el termómetro marca durante el día unos agradables 28 grados ideales para pasear en la feria, que cierra cada día a las 2 de la madrugada y que vuelve a ponerse en movimiento a eso de las 2 del mediodía.

Podría salir rodando y atravesarla...

Podría salir rodando y atravesarla...

Anuncios

Publicado julio 19, 2010 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , , ,

La feria de Tilburg   Leave a comment

Aunque pueda parecer mentira, Tilburg tiene una feria del más puro estilo andaluz: con sus tómbolas, cacharros de todo tipo, música, luz, peluches gigantes… en fin, todo un mundo donde gastar dinero. La feria de Tilburg es la más grande del Benelux, es decir, de todo Holanda, Bélgica y Luxemburgo, es una feria que poco tiene que envidiar a las ferias de ciudades importantes de Málaga, como Marbella, Fuengirola, Estepona… e incluso le puede hacer frente a la de Málaga, en cuánto a cacharros se refiere, porque si de algo es sosa esta feria es de casetas, que es algo que no parece muy típico de aquí.

No me esperaba una feria así de grande y así de animada. La colocan a lo largo de las avenidas más importantes del centro, a lo largo de varios kilómetros en los que se reparten atracciones para niños, para adultos, para ñoños y para modernos, de todo tipo. Lo bueno que tiene esta feria es que, al ser en el centro, las casetas no son necesarias, ya que los mismos bares abren sus terrazas o ponen un par de grifos de cerveza en una barra en el exterior y… ¡ya tenemos caseta! (o algo parecido). Las calles del centro han estado llenas cada tarde gracias a la feria, dicen los de aquí que la gente ahorra durante todo el año para gastar durante la feria, y no lo dudo, todo es en comparación más caro que en España, y en todas las tómbolas y maquinitas de pinzas de coger peluches hay montones de personas echando euros como si fueran pipas, increíble. Incluso hay máquinas tragaperras en medio de la calle, montones de ellas agrupadas, y allí echa dinero todo el mundo, desde las señoras jubiladas a los niños de 12 años… ¿y a mí qué me parece esto? Pues la verdad es que no me ha gustado, pero en este país de contradicciones sociales no me sorprende.

Además, la feria no frena la actividad comercial del centro, todo lo contrario, las tiendas, aprovechando la marabunda de personas, aprovechan el tirón y abren día y parte de la noche, a todo tren, ¡la feria es sólo una vez al año! Nueve días, sí, nueve días de feria, como en las mejores de Andalucía, nada más y nada menos, eso sí, sólo hasta la una de la mañana, la feria se concibe como una actividad de tarde-noche, no de noche, como en España, aunque si te paras a pensarlo, la una de la mañana puede considerarse un ahora bastante decente, como las 4 de la mañana por mi tierra, diría yo.

Hoy Tilburg vive la resaca de la feria, que terminó ayer. La ciudad está hoy dormida de nuevo, como hace una semana, pareciése que el lunes es una extensión de la tarde del domingo que los holandeses se resisten en dejar escapar… La normalidad vuelve poco a poco y yo me alegro, no sólo por el rodeo en coche que he tenido que hacer todos estos días para ir a trabajar por culpa de la feria, sino también porque estaba cansado de escuchar los mismos ruidos y ver a la misma pelotera de gente cada vez que me acercaba al centro.

Publicado julio 27, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con

El lunes rosado en Tilburg   Leave a comment

Me voy a trabajar a media mañana del martes, todo está muy tranquilo, vacío como si fuese domingo, ¿qué es lo que pasa? No es fiesta aunque Tilburg esté de feria, es que ayer fue el conocido “lunes rosado” una fiesta pro-gay que se celebra únicamente en esta ciudad y que congrega a cientos de miles de personas de toda Holanda y de la vecina Bélgica en las calles de Tilburg y donde la gente muestra su tolerancia y se reveindica en esta sociedad en algo que en Holanda está más que aceptado: ser homosexual.

Apenas era posible ayer caminar por las calles del centro debido a la tremenda marea de gente que había en todas partes. Casi todos vistiendo alguna prenda rosa, que es algo tradicional en el “lunes rosado”. No solo gays y lesbianas, sino también drag queens, transexuales y heterosexuales, todos mezclados disfrutando de uno de los días más festivos de Tilburg y probablemente de Holanda.

El tiempo acompañó y el montaje era perfecto, los bares tenían barras en las calles y las terrazas estaban dispuestas, en casi todas las plazas importantes había un Dj pinchando música, cientos de banderas multicolor adornaban los balcones y entradas de bares y sobre todo el rosa, presente en las casas, en los restaurantes, en los bares y en la gente que se movía de un lado a otro disfrutando de la música y del espectáculo. Para mí toda una experiencia vivirlo y aunque supongo que no estuve muy ambientado para la fiesta, pasé un buen rato viendo el ir y venir de unos y otros. Nunca había visto la ciudad tan llena de vida y con tantas ganas de fiesta, es como si los holandeses del sur del país reservasen todas sus energías fiesteras para unos pocos días al año repartidos entre el Carnaval y el Lunes Rosado. Porque en general son bastante tranquilos. La fiesta duró hasta tarde (tampoco demasiado, hoy la mayoría hemos tenido que trabajar), aunque para mí acabó pronto y creo que fue suficiente. ¡Hasta el año que viene lunes rosado!

Publicado julio 21, 2009 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , ,