Vivir en Bélgica – Segunda parte   Leave a comment

La vivienda

Buscar un sitio donde dormir es otra de nuestras mayores preocupaciones. A alguno se nos pasa la cabeza que algo va a salir mal y nos vamos a tener que quedar debajo de un puente o en un hotel de lujo que va a quemar nuestras reservas de dinero en una noche… noooo, normalmente esto no ocurre, buscar una habitación no debe ser tarea complicada si sabemos movernos por internet. La mejor forma, en mi opinión, es tener a alguien conocido que nos pueda ayudar al menos los primeros días. Una vez en el lugar, es fácil encontrar una habitación que nos valga durante unas semanas en un piso compartido, y esto se puede alquilar de un día para otro sin muchos requisitos previos.

Es prácticamente imposible alquilar un apartamento o casa a distancia, ya que normalmente las agencias o los dueños exigen contrato de trabajo, compromiso, fianza, tener una entrevista en persona en incluso estar inscrito como ciudadano en el ayuntamiento. Algunos incluso requieren una cuenta bancaria, paso que puede traernos más de un quebradero de cabeza, pero de eso hablo más tarde. El primer paso es tener una dirección local, tras esto un teléfono local que es lo más fácil del mundo comprando un teléfono sencillo con SIM, todo esto ponerlo en nuestro currículum bien clarito y renviarlo a los lugares donde antes habíamos probado por si no nos han contactado por carecer de dirección o teléfono. Si necesitamos encontrar una habitación donde pasar algunas semanas mientras buscamos empleo, empezar por internet, donde suelen haber páginas locales con anuncios de estudiantes, de familias que quieren alquilar una pequeña habitación y cosas así. También los tablones en lugares como supermercados, oficinas de empleo y similares son sitios útiles donde buscar y suele haberlos en todas las ciudades.

Alquilar una vivienda en Holanda o Bélgica, ahora hablando de mi experiencia, tiene cierta dificultad cuando eres un recién llegado. A veces, si tenemos mucha suerte, puede que nuestro empleador nos eche una mano e incluso haga algún trámite por nosotros, con lo cual el dueño del apartamento estará más seguro a la hora de alquilarnos un piso. Lo cierto es que sin contrato de larga duración y sin cuenta bancaria es prácticamente imposible alquilar algo en condiciones, y digo en condiciones porque cuchitriles a bajo precio hay en todas partes, y siempre podemos encontrar algún sitio donde nos pidan más de lo que en realidad cuesta y nos acepten de cualquier forma.

Pero si de verdad queremos entrar en el mercado de alquiler con igualdad de posibilidades con respecto a cualquier persona local, necesitamos estar dentro de su sistema, por ello es importante estar trabajando de verdad antes de encontrar un buen alquiler. Para ello, como decía antes, necesitaremos también una cuenta bancaria. En España este paso es relativamente fácil, pero en Bélgica, por ejemplo, sin estar inscrito en el ayuntamiento ningún banco va a querer abrirte la cuenta; y para estar inscrito necesitas una dirección definitiva, por lo tanto unas cosas condicionan a otras. Existe la posibilidad de abrir una cuenta temporal de bajo coste en las oficinas de correos, que no tiene tantos requisitos, pero la verdad es que esta modalidad yo no la he intentado, así que no puedo deciros. En mi caso mi empleador abrió una cuenta a su nombre donde se ingresaba mi sueldo durante los primeros meses, y una vez tuve un apartamento y estuve inscrito, pude abrir mi propia cuenta, pero imaginaros la cantidad de riesgos que tiene que tu sueldo se ingrese en una cuenta de otra persona a la que apenas conoces… es algo extraño, pero fue una solución temporal que me funcionó muy bien.

Los precios de alquiler en Bélgica no son especialmente caros comparados con otros países europeos. Por supuesto es aconsejable comparar sueldos-alquileres antes de aceptar ningún contrato a distancia. Puede que el contrato nos parezca mucho cuando te dicen que vas a cobrar 2.500 euros brutos, pero después de impuestos tal vez ese sueldo se queda en 1500 y el alquiler cuesta 900… con lo cual en realidad no ganas tanto. Los alquileres varían mucho dependiendo de la zona en la que vivas, siendo el centro de las ciudades lo más caro. Se pueden alquilar casas con jardín a las afueras por el mismo precio que un apartamento nuevo en el centro, a veces compensa, dependiendo de tus intereses. En Bélgica un apartamento de dos habitaciones, reformado y situado en la ciudad aunque no en el centro, puede estar en torno a 600-700 euros, dependiendo de las calidades. A esto hay que sumar normalmente las facturas, que son más altas aquí y donde el gas es lo más caro. Para un consumo normal de dos personas en un apartamento bien aislado el gasto de agua-luz-gas por mes puede rondar los 120 euros de media en todo el año. Por supuesto esto cambia mucho dependiendo de si es invierno o verano. En Bélgica se hace un cálculo aproximado de lo que vas a gastar y en referencia a esto pagas una cuota fija mensual. Cada año se hace una revisión o te solicitan el número de tu contador, si en el cálculo final resulta que has pagado más de lo que has consumido, te devuelven la diferencia, si es al contrario, debes pagar un extra y se reajusta lo que pagas mensualmente. Esto puede cambiar dependiendo de cómo tenga contratados los servicios el dueño de la casa.

En cuanto a muebles… en mi opinión no es rentable alquilar un piso amueblado, la diferencia en precio suele ser muy grande comparada con pisos vacíos. Lo más habitual, al contrario que en España, es encontrar pisos totalmente vacíos, a veces sin bombillas siquiera. Esto es así porque se deja “a gusto del que lo paga”. Para los que venimos de fuera es un problema al principio, ya que no tienes nada, pero comprar muebles es fácil y generalmente económico. Por una parte existe un mercado de segunda mano bastante generalizado donde se puede encontrar de todo a buen precio en páginas web o en tiendas de segunda mano. Por otro lado hay tiendas como IKEA que te lo resuelven todo fácilmente y que te permiten no gastar demasiado en muebles que no sabes cuánto tiempo necesitarás, lo cual es ideal para un primer alquiler.

Un apartamento amueblado puede costar entre 100 y 200 euros más que uno sin amueblar, dependiendo de los metros cuadrados. Esto en 12 meses puede significar más de 2000 euros de diferencia. Por supuesto tiene la ventaja de que cuando decidas irte no tienes que preocuparte por los muebles, pero como he dicho anteriormente, el mercado de segunda mano está muy vivo aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: