Vivir en Bélgica – Primera parte   1 comment

He notado que la mucha de la gente que acude a mi blog lo hace en busca de información para buscar trabajo o como guía para venir a vivir a Holanda o Bélgica, donde yo ya llevo viviendo 3 años y medio y aún parece que estaré algún tiempo. Lo cierto es que cada vez más amigos y conocidos me preguntan por cómo empezar a trabajar aquí, como buscar vivienda, el papeleo, el idioma, los salarios… son muchas cosas y solo puedo dar como referencia lo que yo he vivido, por ello he decidido escribir este post.

Encontrar la determinación para irse

Probablemente la parte más complicada sea la primera, cuando todavía vives en un lugar y piensas cambiarte de país sin tener apenas información. Es un momento en el que solo se tienen dudas y miedos, en el que todo parece negativo. Encontrar la determinación es lo más complicado y a veces ocurre simplemente por un comentario optimista de un desconocido o por un artículo leído en el periódico. Es normal encontrar freno a la aventura de cambiarse de país, y probablemente nunca encontremos el momento de aventurarte.

En mi experiencia lo más recomendable es lanzarse sin paracaídas, comenzar el mecanismo del cambio de país sin pensar en lo que dejo atrás ni en lo que me encontraré más adelante, solo centrándome en el presente, en resolver pequeños detalles y empezar a salvar obstáculos. Un ejemplo de esto puede ser traducir el currículum a inglés, apuntarme a listas de empleo de otros países, enviar diversas cartas de presentación a empleos en el extranjero, preparar la lista con las cosas que me quiero llevar, leer blogs, informarme sobre los requisitos legales, los salarios medios, el precio de la vivienda, mirar páginas de alquiler de habitaciones y ponerme en contacto con personas que conozco en el extranjero, dejando claro que voy y que si pueden ofrecerme ayuda. Empezar con todo esto pone en funcionamiento la mecánica y hace que dejemos de pensar en nuestros miedos.

La búsqueda de empleo

Esto puede ser determinante, pero no debe ser condicional. Buscar empleo es importante, pero es casi imposible si no resides ya en el país donde lo buscas y si no estás disponible para una entrevista en persona. Hay que dejar de engañarse, que nos ofrezcan el empleo soñado por teléfono sin habernos visto es prácticamente imposible, y a menos que tengas un currículum impresionante y una experiencia demostrable no va a ocurrir. El pensamiento “a ver si me llaman de algún sitio y así me voy” es equivocada, no va a ocurrir.

Se puede probar en agencias de empleo que te buscan el puesto en el extranjero, pero lo cierto es que creo que estas empresas son un trámite innecesario que perfectamente se puede evitar. En mi opinión lo mejor es decidir un lugar que permita movilidad geográfica, evitar las grandes urbes tipo Londres aunque sí buscar en ciudades de tamaño medio donde los extranjeros no sean extraños pero tampoco demasiado comunes. Es prácticamente imposible encontrar un empleo donde se requiera español en Londres si no eres especialista en el puesto, ya que hay otros 20 españoles solicitando para eso mismo, y es fácil que alguno de ellos tenga más experiencia o conocimientos que tú, o que simplemente caiga mejor.

Tendemos muy a menudo a marcharnos a los lugares donde hay cientos de inmigrantes como nosotros, lo cual reduce nuestras posibilidades de éxito en la búsqueda de empleo. A menos que conozcamos a alguien que realmente pueda ayudarnos, mejor marcharse a un lugar de menor fama, donde exista una pequeña comunidad de hispanohablantes que pueda ser de utilidad. Así se descartan ciudades como Londres o Bruselas, donde se escucha más español en la calle que el propio idioma local.

Es recomendable, al ponerse en contacto con empresas del país al que se pretende viajar, mencionar al menos una fecha segura en la que vamos a estar ya viviendo allí; y aún mejor es poner una dirección y teléfono locales, aunque esto es complicado sin haber viajado aún.

Por otro lado leer blogs de referencia en temas de empleo en el país siempre ayuda, nos permite tener una idea de lo que es un sueldo normal (así evitamos sorpresas más adelante), de los impuestos, de la relación sueldo-precio vivienda y cosas así, es fundamental estar bien informado.

También recordad que las mejores páginas de búsqueda de empleos suelen ser las locales, que suelen estar en el idioma del país, así que un buen traductor nos puede ayudar para realizar búsquedas y saber qué puestos hay disponibles.

En cuanto a los trabajos… irse al extranjero abre increíblemente el abanico de posibilidades en cuanto a empleos que podemos realizar. El que solo busque trabajo de lo que ha trabajado anteriormente o de lo que ha estudiado va a tener muchas más dificultades y probablemente no se vaya nunca. Para buscar empleo en el extranjero hay que pensar de otra manera tipo: ¿Qué es lo que no me importaría hacer allí? Si el idioma es un problema, filtrar las búsquedas a los idiomas que hablas y empezar a buscar por cosas que no requieran el idioma local, aunque no hay que tener miedo a lanzarse, en casos de necesidad se aprende mucho más rápido un idioma.

Por otro lado, normalmente se valora más una experiencia pasada que un título, ya que los títulos no suelen ser iguales en diferentes países. Empezar a buscar por experiencias en lugar de por titulación es recomendable. Yo, por ejemplo, apenas busqué empleos como periodista, que es lo que estudié en España, y mi propia experiencia en deportes me sirvió para encontrar un trabajo en Oxford. Aquí, en Bélgica y Holanda, trabajé como profesor de Español simplemente porque lo dominaba, aunque no tenía experiencia como profesor. Más tarde y porque me gustan los ordenadores acabé trabajando dando soporte técnico al teléfono, aunque ni he estudiado informática y tengo un perfil “de letras” si piensas en mi carrera en Periodismo. Mezclándolo todo ahora trabajo como formador de empleados, y sin duda para esto nadie ha mirado mi carrera universitaria, simplemente apliqué a un puesto interno y me eligieron a mí frente a otros con una formación más específica. A veces la clave está en entrar en un lugar donde existe el puesto que nos gusta, aunque no entremos realizando esa función, pero las oportunidades siempre llegan y es necesario ser muy flexible y tener ganas de aprender.

Anuncios

Publicado julio 11, 2012 por D.Ferrer en Uncategorized

Una respuesta a “Vivir en Bélgica – Primera parte

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. la verda que yo estoy pensando en irme a belgica y al ler este comentario me he animado mucho aunque estoy con muchas dudas y nervios.
    muchas gracias….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: