Explorando la gastronomía japonesa   Leave a comment

Aquí estamos peleándonos con un "corazón" de arroz a la parrilla

Aquí estamos peleándonos con un "corazón" de arroz a la parrilla

Entre las mejores cosas de Japón no podía faltar la comida. Este es un país donde probar cosas nuevas para los españoles es muy fácil. Casi en cualquier restaurante se encuentras platos que es imposible imaginar en Europa. Además existe una enorme variedad de tipos de restaurantes, que generalmente están solo especializados en un tipo de comida, es decir, que si un restaurante es de ramen (sopa de tallarines) es difícil encontrar otra cosa; si por el contrario quieres comer sushi, probablemente no podrás elegir otra cosa allá donde vayas. Los sitios son especializados y la comida está, al menos allá donde fui yo, estupenda.

Segunda cena en Tokyo... con la hornilla en el centro. ¡Qué aproveche!

Segunda cena en Tokyo... con la hornilla en el centro. ¡Qué aproveche!

No fue hasta la tercera o cuarta noche en la zona de Shinjuku, una de las más concurridas de Tokyo, cuando por fin encontramos un lugar de sushi que nos gustó a ambos y en el que nos decidimos a entrar. Antes habíamos probado diversas cosas. La primera noche fuimos a comer Teriyaki, que es de lo que más abunda, cenamos maravillosamente mientras veíamos a nuestro enorme cocinero manejar los pinchitos de pollo y calamar sobre las brasas, todo un espectáculo. La comida: también espectacular. Incluso la cerveza Malt que probamos me gustó, y eso que me habían dicho que las cervezas japonesas no estaban muy ricas… Además de Teriyaki comimos en un restaurante de comida china, donde abundan los platos de cerdo y casi siempre con huevo. Por supuesto no faltan en los platos o arroz o tallarines, aunque casi creo que tallarines más frecuentemente que el arroz.

Y como decía antes, no fue hasta la tercera noche cuando probamos el sushi en la verdadera Japón. Después de mucho mirar (hacia arriba, porque los restaurantes en Tokyo hay que mirarlos en las plantas superiores de los edificios y no siempre en los bajos del mismo) nos decidimos por un el típico restaurante en el que los platos de sushi están girando delante de ti sobre una cinta, donde puedes ver cada cosa, coger lo que te apetezca y pedirle al cocinero, que está en el centro de una barra circular, que te prepare alguno que no veas en la cinta. Había probado muchas veces sushi, pero no tan rico y en un clima tan auténtico como este. Tanto los cocineros como las camareras fueron simpatiquísimos con nosotros, no tuvimos problema en nada, cenamos de maravilla, probando casi todo y repitiendo lo que más nos gustó, y además fue barato. Fue todo un éxito.

Comienza el sushi

Comienza el sushi

Hay varios tópicos que el viaje a Tokyo me ha hecho cambiar sobre Japón. Primero no creo que sea una ciudad cara. Al compararla con otras capitales pienso que Tokyo es barata. Cualquier capital europea o de Norteamérica es más cara en cuanto a hoteles, restaurantes, transportes… y dudo mucho que la oferta sea tan amplia como la de la capital nipona. El precio del almuerzo es casi ridículo, pudiendo llegar a 4 o 5 euros por persona en cualquier restaurante, no de comida rápida, y con productos frescos. La cena es algo más cara, pero eligiendo bien se puede comer perfectamente por 15 o 20 euros por persona. El sushi puede ser caro, simplemente hay que saber elegir los sitios, puede haber bastante diferencia entre las zonas más cercanas a lugares turísticos y las que no son tan turísticas. En general se pueden encontrar lugares en los que un plato de los que giran en la cinta cuesta entre 120 y 150 yenes, esto es, algo más de un euro por plato; Yo creo que con 10 o 12 platos cualquiera puede hartarse de sushi… (aunque he de decir que nosotros abusamos un poco más).

Y nuestro cocinero

Y nuestro cocinero

Por otro lado en Tokyo abundan los lugares de comida rápida, en ese sentido se diferencia muy poco de una ciudad como Nueva York, con Mcdonals en casi cada esquina, aunque de lo que más se encuentran son las cafeterías tipo “starbucks”, en concreto esta cadena debe tener decenas de cafeterías porque en cada zona se pueden encontrar siempre varias… y siempre están casi llenas… no sé cómo se las apañan. En fin, que no falta de nada en las calles de Tokyo.

Otra de las noches decidimos aventurarnos a un restaurante situado en un sótano. La experiencia estuvo genial, era un lugar en el que, por supuesto, hay que dejar los zapatos en la puerta (esto es muy frecuente) y vas descalzo hasta tu mesa, que está situada casi a la altura del suelo, solo que hay un hueco debajo para meter las piernas (para mí, que mido casi dos metros, el sistema resulta un poco fastidioso…) Aquí pedimos los platos que más nos gustaron en la carta, que por suerte venía con fotos porque no tenían en inglés, y la verdad es que todo estaba muy rico. El plato más especial fue una cazuela con pollo y verduras en la que todo venía crudo. En el centro de la mesa había una hornilla eléctrica y nosotros mismos debíamos cocinar el plato a nuestro gusto. Todo, por suerte, salió genial y nos encantó.

Y al final de la cena... ¡¡solo quedan los platos!! Vaya comilona

Y al final de la cena... ¡¡solo quedan los platos!! Vaya comilona

Anuncios

Publicado agosto 6, 2011 por D.Ferrer en Japón

Etiquetado con , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: