Pisa y sus maravillas   Leave a comment

La Torre de Pisa

La Torre de Pisa

¿Quién no ha oído alguna vez hablar de la Torre inclinada de Pisa? Sin duda todos lo hemos escuchado cien veces, al menos, a lo largo de nuestra vida. Este es uno de esos lugares que llama la atención por lo que te cuentan, por la idea que te formas en la cabeza y por las imágenes que ves. Pero sin duda, nada de eso te prepara para llegar allí y encontrarte a los pies de una construcción centenaria que parece haberse hecho en un plano diferente al del suelo en el que uno se encuentra. No es que la torre se vea doblada, no, es que ya desde la base la torre forma un ángulo no perpendicular con el suelo, es algo sorprendente y además, es hermosa.

Menos aconsejable para aquellos que padezcan de vértigo es sin embargo subirla, ya que el efecto que tiene que tus ojos te digan que subes una escalera normal y corriente y en cambio sientas que tu cuerpo se va para los lados, o hacia delante o atrás… es un tanto extraño y crea una sensación de mareo y vértigo extraños, no recomendables para todo el mundo. Nosotros nos animamos a subirla y para colmo lo hicimos bastante rápido, sin pensar demasiado en los efectos de las prisas al llegar arriba, supongo que por ello dejan que salgas antes de llegar a lo más alto, para que el mareo no sea tan grande y no temas caerte por la barandilla al asomarte y notar que algo falla… Y es que desde uno de los puntos puedes ver perfectamente el lateral de la torre una vez que estás arriba, y desde el lugar situado justo enfrente lo que puedes ver es el suelo. Dicen que la inclinación llega a ser de hasta 4,5 metros con respecto a la horizontal. La Torre de Pisa se ha ido inclinando con el tiempo y, según parece, corría el riesgo de caerse. Precisamente hace pocos meses la reabrieron después de algún tiempo asegurando la base para que no siga inclinándose y ahora está permitido subir, eso sí, previo pago de 15 euros y en grupos organizados.

La torre no es el único atractivo del lugar. La Catedral es también muy interesante… y está doblada. Parece que arquitecto quiera jugar con nosotros en esta enorme plaza donde el suelo es lo único que permanece en su sitio. El Batisterio es otra joya arquitectónica. Por un precio no desorbitado se pueden entrar tanto a la Catedral como al Batisterio, sin incluir la torre que hay que pagar por otro lado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La plaza en la que se encuentran estos monumentos está siempre rebosante de turistas y vendedores de recuerdos y regalos… salvo por la noche. Nuestro regalo en la última noche en Italia fue disfrutar de la tranquilidad de este lugar histórico y que aparece en tantas postales tan solo para nosotros y cuatro o cinco curiosos más que decidieron pasear por allí. Pisa es para los visitantes un lugar de paso donde en apenas una hora se ve todo lo que merece la pena. Nosotros decidimos, como no, tomarnos nuestro tiempo, pasar allí una noche y disfrutar de una ciudad más allá de lo turístico. Me pareció un sitio tranquilo, con mucha vida local y donde el espacio de la torre y la catedral quedan al margen de la vida diaria. La noche en Pisa fue estupenda, pizza con vino tinto y luego paseo con fotos de la torre, la catedral, el Batisterio… todo para nosotros, en total calma. Un final estupendo para unas vacaciones fantásticas que me encantaría repetir en un futuro y que recomiendo encarecidamente.

Anuncios

Publicado abril 24, 2011 por D.Ferrer en Florencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: