31/12/2010   Leave a comment

Finaliza el año 2010. Tan solo quedan unas horas para despedir un año que para mí ha sido extraño y que preferiría no repetir. Muchas son las cosas que han pasado durante estos doce meses.

Varios han sido los que nos han dejado, familiares cercanos y queridos y en cuyas despedidas no pude estar y aun hoy siento no haber podido acompañar a aquellos que lo necesitaban más. También se ha marchado el mejor de los amigos, un amigo querido que no dejo de recordar cada día y cuya presencia aún hoy siento presente en todo lo que hago. Su despedida fue un reencuentro de amigos de siempre que nos juntamos todos para decirle adiós. El recuerdo de esos días es doloroso y lo seguirá siendo por mucho tiempo.

Hechos dolorosos han marcado el 2010, circunstancias que pasaron y que nos enseñan que lo único que podemos hacer es vivir en el presente, sin cuestionar el pasado ni vislumbrar el futuro.

El 2010 tal vez no pase a la historia por aquellas personas que nos dejaron, pero en mi memoria estará como un año difícil y que hubiera preferido cambiar.

Por suerte no son solo recuerdos dolorosos los que me quedan de este 2010. También he vivido buenos momentos, sobre todo aquellos que he compartido intensamente con los que más me importan. Ha sido también un año hallazgos. Hallazgos de nuevos amigos que en un país diferente nos hemos unido para sentirnos un poco más en casa.

De pequeño solía hacer balance a final de año, escribía en una libreta las cosas buenas y malas que recordaba que habían pasado en los últimos 12 meses y decidía si el año se podía considerar como “bueno” o “malo”. Creo que ha habido muchas cosas buenas este año, aunque las “malas” son muy importantes. Desde hace tiempo he aprendido que poner en una balanza las cosas “buenas” y las “malas” no puede nunca tener un resultado objetivo y que todo depende de los sensaciones del momento en que mires esas cosas “buenas” y “malas”. Por ello no haré balance hoy, simplemente me dedicaré a vivir el presente, a empaparme de la gente que me rodea, sobre todo de Lidia, quien me ha acompañado en todo momento. A disfrutar de mi familia, de mis amigos. Y, cuando llegue el momento, de entrar en un 2011 que no sé que deparará, pero que intentaré vivir junto con Lidia, con mi familia y con mis amigos día a día.

Anuncios

Publicado diciembre 31, 2010 por D.Ferrer en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: