Apurando el verano   Leave a comment

Playa de Breezand, junto a los diques

Playa de Breezand, junto a los diques

Llega agosto y en Holanda eso significa que el verano comienza a acabarse. Apenas hemos tenido días de sol durante la última semana (la primera de agosto) y la temperatura no supera los 22 grados… las noches son más frescas y los dias comienzan a acortarse significativamente. Es Holanda, y es ley de vida aquí. Algunos dicen que el otoño ya ha llegado, yo creo que aún tendremos alguna semana de buen tiempo, pero la verdad es que el panorama no pinta demasiado bien. Mientras que junio y sobre todo julio fueron meses bastante buenos en cuanto a clima, agosto no lo está siendo.

Comiendo a orillas del canal en Utrecht

Comiendo a orillas del canal en Utrecht

Pero el “mal” tiempo no significa que no se puedan disfrutar de buenos días en Holanda. El fin de semana pasado tuvimos la que creemos será la última visita del verano, y la disfrutamos mucho no solo en Tilburg sino también en Utrecht, en los diques del delta y en Rotterdam. Fue una visita corta pero intensa, con muchos momentos buenos.

El primer día Utrecht nos brindó un estupendo día en el que nos recorrimos la ciudad tranquilamente y sin agobios. Como en todas las ciudades holandesas, no hay demasiado que ver pero todo es bastante bonito. Apetecía caminar junto a los canales y sentarse en alguna terraza a ver las bicicletas pasar. Como no, comimos en Il Pozzo, un lugar que se está convirtiendo en una tradición cada vez que vamos a la ciudad más bonita de Holanda. Allí nos sirvieron bien y en un lugar privilegiado junto al canal mientras los lugareños pasaban en barcas variopintas y haciendo de todo, desde deporte en piraguas hasta celebrando despedidas de soltero/a. Es algo digno de ver en vivo.

Utrecht

Utrecht

Tras un viernes largo para nuestro invitado, el fin de semana lo aprovechamos de distinta manera. Cogimos el coche y nos marchamos hasta los famosos diques del delta, donde se unen los grandes ríos de Bélgica y Holanda. Allí, y con un día un poco gris, aparcamos nuestro vehículo y anduvimos varios kilómetros por la estupenda playa de Breezand, que de no ser por el tiempo de Holanda sería increíble. Es enorme y hay lugar para todo tipo de deportes, sobre todo los relacionados con el viento, que allí no deja de soplar en ningún momento.

Y caminando llegamos a donde el bravo Mar del Norte se encuentra con la mano humana, los diques. La visión de estas impresionantes estructuras metálicas merece la pena el viaje. Es un lugar totalmente artificial, tanto la playa que hace de dique “natural”, como las barreras metálicas que pueden subir y bajar según convenga, frenando así el fuerte oleaje y protegiendo al país de inevitables inundaciones durante el invierno. La fuerza del mar en este punto es impresionante.

Para completar el fin de semana visitamos Den Bosch en pleno koopzondag (domingo de compras), cada primer domingo del mes en esta ciudad. Y no faltó la visita al curioso pero deprimente “carnaval” de Rotterdam, donde la gente parece salir a la calle por inercia y no por divertirse… no me resultó demasiado interesante, la verdad.

Las planchas metálicas son accionadas por unas enormes estructuras

Las planchas metálicas son accionadas por unas enormes estructuras

Anuncios

Publicado agosto 8, 2010 por D.Ferrer en Holanda

Etiquetado con , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: