Düsseldorf en invierno   Leave a comment

Hielo en Dusseldorf

Hace tan solo unas semanas hacía esta misma imagen, que se puede comparar, donde no había ni nieve ni hielo en el canal, donde se ven las huellas de algunos atrevidos que se han tomado la instantánea junto al tritón

Como es lógico en estas fechas invernales, Dusseldorf está completamente blanca. La ciudad está cubierta por un manto blanco de nieve que cayó apenas una semana y que poco a poco va desapareciendo hasta que una nueva nevada lo cubre todo y deja una estampa impresionante.

Lo cierto es que la ciudad está preciosa con todo blanco, pero esto significa que hace mucho frío y no apetece nada estar en la calle como antes de Navidad. El aspecto en las calles también es distinto, ya no están con tanta gente en todo momento, sino que están llenas las cafeterías y algunos restaurantes a hora punta. Durante el resto del día la actividad es bastante menor que durante las semanas previas.

El Rin, bordeado por la nieve

El Rin, bordeado por la nieve

Yo he aprovechado para hacer algunas fotos, disfrutar de la nieve, que a mí me sigue pareciendo un auténtico privilegio al alcance de mi mano. No puedo evitar tocarla cuando veo zonas “vírgenes”, sin huellas, donde la nieve en polvo está aún fresca, como recién caída. Aún no he hecho “el ángel”, que es tumbarse en la nieve y mover los brazos y piernas de forma que parece que tienes “alas y túnica”, pero me lo estoy pensando… ¡solo tiene que pillarme con la ropa adecuada! También me encanta pasar por donde más nieve hay, allí donde la botas (porque voy con las botas que me compré hace años para ir a Oxford y las cuales ahora estoy amortizando) se hunden varios centímetros. Es una sensación fantástica, como pisar en un arbusto blandito que se va aplastando… no sé, quien lo ha hecho lo sabe, supongo.

Pos supuesto tampoco han faltado las bolas de nieve, y alguna se la he lanzado a alguien, invitando a comenzar una guerra de bolas… Algo que tengo muchas ganas de hacer es un muñeco de nieve, es algo que nunca he hecho (ilusiones de una persona de sol y playa, qué le vamos a hacer…) También disfruto cuando nieva, la sensación de los copos cayendo sobre tu ropa sin mojarte, o acariciándote la cara, es indescriptible, genial.

Huella

Aquí veis lo que quiero decir... a veces una imagen vale más que mil palabras... aunque también a una palabra se le pueden poner mil imágenes, ¿verdad?

Se pasa mucho frío en la calle, es cierto, pero para ello voy bien preparado, vestido con ropa de invierno de esa que nunca utilizaría en Málaga y que todos nos compramos allí y sacamos a lucir cuando el termómetro baja de los 15 grados… ¡uy, qué frío! Aquí no superamos los 0 grados durante el día, y por la tarde comienza a helar y los termómetros suelen marcar entre -2 y -4 aunque, como digo, es bastante soportable. Además, siempre está la posibilidad de meterse en una de las muchas cafeterías que hay en Dusseldorf, pedirse un Capuccino o un Café Latte y dejar que la calefacción vuelva a calentar tus manos y cara. ¡Qué no daría yo por un refresquito en una terraza de mi Estepona mirando al mar en algunos momentos!

Anuncios

Publicado enero 13, 2010 por D.Ferrer en Dusseldorf

Etiquetado con , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: