Cádiz, una ciudad abierta al mar   Leave a comment

Imagen que recuerda el malecón de La Habana. El paseo marítimo de Cádiz es una auténtica maravilla, aquí, sen las torres de la Catedral, al fondo

La capital gaditana es una auténtica joya, situada en una península y abierta completamente al Océano Atlántico, que se extiende bajo sus murallas sin un fin aparente. Cádiz, una ciudad que en otro tiempo vivió una época de esplendor y riqueza, es hoy una ciudad algo olvidada, que ve pasar los años sin demasiados sobresaltos añorando un pasado que fue mejor.

El Gran Teatro Falla

El Gran Teatro Falla

En sus calles se respira la historia de grandes acontencimientos como el descubrimiento de América y el tiempo en el que España fue la mayor potencia mundial. Hoy es una ciudad bien distinta, que puede sorprender por su belleza pero también por su aspecto demacrado que hace pensar que es un rincón olvidado del mundo. Para mí no hubo grandes sorpresas. Había estado muchas veces en la provincia de Cádiz pero nunca en su capital, y aprovechando unos días de vacaciones durante las navidades decidí acercarme a visitar esta pequeña ciudad donde se puede encontrar de todo, pero sobre todo uno se da cuenta de inmediato de que la gente es muy agradable, simpática y abierta. Son personas cercanas, buena gente, felices a pesar de los problemas que puedan tener.

Cádiz no es una ciudad rica en infraestructuras o negocios. Es una ciudad humilde, llana, al menos esa es la impresión que da. Es un lugar donde se puede comer bien a buen precio en cualquier bar, donde el café en la plaza del Ayuntamiento está riquísimo y donde se pueden encontrar rincones con mucho encanto detrás de cualquier esquina.

La playa de la Caleta

La playa de la Caleta

Hay muchos sitios destacables en Cádiz, El Gran Teatro Falla es uno de ellos. También está la Catedral, que se cae a pedazos y aun sigue siendo hermosa. También se puede disfrutar de las antiguas murallas de la ciudad… pero de todos los lugares que visité yo me quedo con el paseo marítimo que recuerda mucho al malecón de La Habana. Es aquí donde Cádiz es diferente, especial. Y puede sorprender pensar en los muchos años que sus espigones han estado golpeada por el oleaje del Atlántico y con los fuertes vientos, incansables y que no dan tregua. Desde este paseo se puede contemplar la caída del sol, más allá del horizonte, y ver colorearse el cielo como en ningún otro lugar del mundo.

Anuncios

Publicado enero 12, 2010 por D.Ferrer en Ciudades de España

Etiquetado con , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: