Viaje a Roma III: Museos   Leave a comment

Museo Capitolino

Museo Capitolino

De entre todos los museos que visité en Roma (que no fueron muchos) el Museo Capitolino fue el que me pareció más interesante y ameno. Este museo, a pesar de ser bastante amplio, se puede recorrer fácilmente en un par de horas sin dejar de disfrutar de sus muchas obras de arte, en su mayoría escultura que data del periodo del imperio romano, aunque también se pueden contemplar esculturas griegas, la famosa loba de bronce, del siglo V antes de Cristo, una extraordinaria colección de pinturas, obras de los grandes artistas más modernos como Bernini.

Piazza del Campidoglio

Restos del Coloso de Constantino, en el Museo Capitolino

Restos del Coloso de Constantino, en el Museo Capitolino

El Museo Capitolino no solo es interesante por las obras que aloja, sino también por el lugar que ocupa, en lo alto de la colina del Capitolino y por sus edificios: el Palazzo Nuovo, el Palazzo dei Conservatori y el Palazzo Senatorio-Tabularium, tres edificios que merece la pena visitar así como disfrutar desde la magnífica Piazza del Campidoglio, en lo más alto de la famosa escalinata “cordonata”, diseñada por Miguel Ángel. La estatua de Marco Aurelio situada en el centro de la plaza la convierte en un lugar muy especial. Además, desde el interior del museo se puede disfrutar de una impresionante vista del Foro Romano.

Museo Vaticano

Por otro lado, no podía dejar de nombrar el Museo Vaticano, al que sí se le puede dedicar mucho más tiempo dada su enorme extensión. En este museo se puede encontrar casi de todo, desde obras maestras del siglo I y II hasta pintura y escultura contemporánea. Hay muchas piezas destacables en este museo, que también está dedicado sobre todo a la escultura, dada la riqueza en este sentido de Roma en tiempos del imperio. Se pueden ver miles de bustos y estatuas de dioses y personajes conocidos situadas en interminables pasillos.

Vista del Foro Romano desde el Museo Capitolino

Vista del Foro Romano desde el Museo Capitolino

El Museo Vaticano es inmenso, lo que hace aconsejable seleccionar las obras o el género que se quiere ver e intentar no distraerse demasiado con el resto, ya que puedes terminar agotado. Las salas del museo son también impresionantes, adornadas con todo tipo de riquezas. Por todo ello y por la Capilla Sixtina merece la pena llegar tempranito y dedicar algunas horas a su visita, aunque la verdad es que yo no tuve que esperar nada para entrar un martes a eso de las 9 de la mañana…

También se puede visitar una pinacoteca que destaca, sobre todo, por las obras de Rafael que contiene; así como las zonas de residencia de varios Papas, entre ellos el español Alejandro VI (Borgia). Hay tanto y todo es tan grande, que al final acabas por no valorar lo que ves allí… cosas de la vida, todos tenemos un límite de obras de arte al día, ¿no crees?

"La Cordonata", escalinata que llega hasta el Capitolino

"La Cordonata", escalinata que llega hasta el Capitolino

Casi al final del museo y como parte de él se encuentra la sala más espectacular y famosa del Vaticano: La Capilla Sixtina. En este lugar, que siempre se encuentra abarrotado de gente, merece la pena buscarse un hueco para sentarse en alguno de los bancos laterales y dedicar algún tiempo a contemplar las pinturas de las paredes y el techo que te dejan, en su conjunto, con la boca abierta, no solo por lo buenas que puedan ser (yo no soy para nada un entendido), sino por todo lo que las rodea: su creación, el autor, la fama, el lugar, la ciudad, el momento histórico, etc. Aquí me quedé sentado más de una hora disfrutando a la vez que descansando de la caminata previa, mientras miles de personas charlaban como cotorras a mi alrededor y un ruido generalizado se iba levantando poco a poco hasta casi ser el ruido de una cafetería de la universidad en la fiesta de primavera… hasta que los vigilantes levantaban la voz para pedir silencio… una situación más que curiosa, la verdad.

En fín, que Roma tiene sin duda grandes museos que visitar, pero estos dos son, bajo mi punto de vista, los más importantes y destacables. Tampoco quise empacharme de ver esculturas y pinturas, así que decidimos no visitar ningún otro, aunque posibilidades hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: