Medidas excesivas para viajar en avión   4 comments

Antes de seguir contando mis aventuras y desventuras en Roma, no quiero olvidarme del abuso al que fui sometido, como otros miles de viajeros, en el aeropuerto de Eindhoven. Lo de que fuese en Eindhoven no importa, ya que es algo que viene ocurriendo desde el atentado que mejor no nombrar, lo importante es que los que viajamos en avión venimos siendo sometidos a un control excesivo de medidas de “seguridad” que no valen para nada, en mi opinión, y lo único que hacen es retardar los embarques, estropear la fama del medio de transporte más rápido del mundo y, sobre todo, fastidiar a los viajeros, que los que menos culpa tienen de todo esto.

No basta con lo de los botes de líquidos, una de las tonterías más grandes que se han inventado, ya que nada más pasar el arquito de seguridad, puedes comprarte una coca-cola de 2 litros, una botella de whisky y un bote de champú de medio litro sin ningún problema. Y es que no me van a decir a mí que todos estos líquidos han sido pasados antes por un riguroso control de seguridad, analizados de forma minuciosa para ver si contienen venenos u otra sustancia corrosiva… ¡venga ya! Más bien me parece que es todo un negocio, un negocio perfecto que a las compañías de vuelo les ha venido de escándalo para vender más durante el viaje y sacar algo más de dinero…

Pero bueno, este no era el tema central que yo iba a tratar… que me voy por las ramas. Lo que me pasó en el aeropuerto el otro día fue que, después de esperar una gran cola para pasar el arco de seguridad, quitarme mi reloj, la chaqueta y el cinturón… el arco dichoso sonó (seguramente debido a dos botoncitos metálicos que llevaba en los zapatos, vaya tontería…) Total, que lo “normal”, dentro de la psicósis neurótica ésta de los arcos de segudidad, es que vuelvas atrás y pruebes a quitarte otra cosa para luego volver a pasar. En fin, que había tanta gente esperando que a los de seguridad no les apetecía perder tiempo y directamente me dijeron que me colocase a un lado y me cachearon como a un vulgar delincuente… ¡¡¡¡¿Con qué derecho?!!!!

Yo, aunque me quedé de piedra, no supe reaccionar de otra forma sino siguiendo las instrucciones, y es que por un momento piensas que eso es lo normal, ya que has visto que se lo han hecho a 20 delante tuya y que el que va detrás tiene escrito en la cara que también lo va a sufrir… sencillamente increíble. Después de la tocada de huevos correspondiente y tras no encontrar nada, por supuesto, (porque llevaba la metralleta y las doce granadas bien escondidas entre los dientes, además de una batería de coche con líquido corrosivo metida en el culo y una bombona de butano… mejor no digo donde que desvelo mi secreto), bueno, pues después de eso y sintiéndome humillado como un perro, me quedé un rato pensando en la mierda en la que se ha convertido viajar en avión en los últimos años: es generalmente caro, incómodo (yo no quepo nunca en un asiento), lo pasas mal en cuanto hay una mínima turbulencia por el maldito efecto “Lost” y la explotación de las noticias de accidentes de aviones en los telediarios, no te dan ni unos puercos cacahuetes para llevarte a la boca, te hacen llegar dos horas antes al aeropuerto para esperar media hora para dejar la maleta, media hora para pasar el arco de seguridad y otra media hora para entrar en el maldito avión; llegas lejos (en el 99% de las ocasiones) de la ciudad donde vas en realidad, lo que te hace perder otra hora en transporte público… y un largo etcétera con el que mejor no seguir, vaya que me vengan a casa ahora los del FBI porque he escrito “avión”, “granada”, “metralleta” y “líquido corrosivo”…

¡Maldita sea! ¿Y será posible que nadie diga: “pues no, no me quito los zapatos porque no me sale de…”, o, “vas a cachear a tu pu…”? No, todos pasamos por el aro porque lo que cuenta, al final, es llegar a nuestro destino, pasar unos buenos días allá donde vayamos y poder volver a casa, con la dignidad por los suelos, pero eso sí: seguros, ¿verdad? Porque quien no se siente más seguro viajando después de haber pasado el maldito control… (nótese la ironía de la frase).

Un saludo a todos y ¡FELIZ VUELO!

Anuncios

4 Respuestas a “Medidas excesivas para viajar en avión

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Q me gusta que escribas mosqueado, debo decir que desde mi modesta opinion es el mejor articulo que escribes, por lo q yo entiendo opr blog, y porque me ha parecido muy entretenido. Estoy de acuerdo cntigo, un poco excesivo quizas pero de acuerdo. Bueno solo decirte que un abrazo y que respondas a mis comentarios. Un abrazo y un besito a Lydia

    • Gracias por tu comentario Gus, si resulta que a tí te parece excesivo… pues entonces es que habré sido algo excesivo, pero bueno, como me dijo un amigo: hay que mojarse, y eso es lo que hago. Gracias por seguir mi blog como siempre y por tu comentario. ¡¡Un abrazo!!

  2. pues si ahora le añades a ese cacheo que te acompañan dos niños de corta edad, uno, -por ponerte un ejemplo real- que no ande y al que te obliguan a sacar del carro mientras intentas plegarlo,… mientras te quitas los zapatos, que (¡como no!) pitan también…………..el mosqueo del viajecito dura un tiempo, para que voy a negártelo

    • Pues tienes toda la razón, espero que en poco tiempo la cordura vuelva a reinar en este asunto, porque la verdad es que cada vez que hago un viaje en avión me digo que la próxima vez cojo el coche… ¡¡Gracias por tu comentario!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: