Amsterdam, la ciudad de los canales   1 comment

No podía faltar la visita a la gran capital holandesa, la ciudad con fama por la libertad que disfrutan sus habitantes, una ciudad muy particular, diferente, con muchas peculiaridades que la hacen inigualable a otras.

Canal de Amsterdam

Canal de Amsterdam

La ciudad está unos 115 km de Tilburg, tiempo que se hace en algo más de una hora en tren con un transbordo en Den Bosch o Utrecht. Ya he tenido la suerte de visitarla dos veces, una primera con menos éxito, ya que no me gustó demasiado, la ví sucia, mugrienta y apagada… pero aquello fue un espejismo, creo, ya que la visité el día 2 de enero, en plena resaca de la fiesta del día anterior, cuando estaban limpiando las calles y todo estaba cerrado.

La segunda vez, por suerte, ha sido mucho más agradable y Amsterdam me ha gustado mucho más. Su mayor encanto, sin duda alguna para mí, son sus canales y las casas que están edificadas alrededor de los mismos, cada una de ellas diferente, especial, con fachadas curiosas, que a veces están tan inclinadas que cuesta pensar que se mantengan en pie, todas delgadas y altas ya que, según se cuenta, a los ciudadanos se les cobraba por la parecela de suelo que utilizaba, pero no por los metros cuadrados de la casa, lo que obligaba a las casas a crecer altas desafiando las leyes de la gravedad (teniendo en cuenta que los cimientos de la mayoría están sobre palos clavados en el suelo arenoso del entorno de los canales). Éstas casas invitan a la fotografía y a pasear por los maravillosos canales, cruzándo cada poco por sus puentes, hay miles, y disfrutando de bonitos paisajes con árboles y los edificios de fondo.

I Am..sterdam

I Am..sterdam

Amsterdam es la ciudad de los canales, hay incluso más que en Venecia, y es una ciudad pequeña en extensión pero con una densidad de población muy grande, y ésto se puede observar perfectamente cualquier día en las calles comerciales, donde se convierte en tarea inverosímil avanzar esquivando a los miles de viandantes y teniendo en cuenta los tranvías que te sorprenden a una velocidad que asusta en las calles peatonales… pero todo funciona a la perfección, son problemas ni sobresaltos. Eso sí, hay mucho ruido en estas calles, aunque es fácil encontrar rincones tranquilos en los que escapar de todo el bullicio de las tiendas, pequeños parques, terrazas (si hace buen tiempo), y canales menos populares a los que no llega el rumor de los tranvías y el runrun de la población.

Es una ciudad encantadora, muy agradable para cualquier fin, tanto para visitarla con amigos y disfrutar de los muchos bares, cafeterías variadas, restaurantes de todo tipo y de todos los lugares del mundo, y por supuesto miles de coffeshops, sexshops y demás locales atractivos. Pero también es una ciudad conocida por sus museos, hay decenas de ellos, de todo tipo, los más famosos son el Museo de Van Gogh, el Rijksmuseum, el Museo del sexo, de la droga y su repercusión en la sociedad, el Madame Tussauds… y muchos más, para todos los gustos.

Imagen de Amsterdam

Imagen de Amsterdam

Por otro lado no hay que perderse el barrio rojo, en pleno centro de la ciudad y en una de las zonas más antiguas, es una zona con un encanto diferente, que a algunos puede que no les guste, pero que merece la pena visitar al menos una vez y por la tarde-noche, para ver el ir y venir de los grupos mirando los escaparates, no de frutas y verduras, sino de mujeres prácticamente desnudas. ¡¡Entrar o no entrar en estos locales ya es decisión de cada uno!!

Palacio Real y Niewe Kerk

Palacio Real y Niewe Kerk

Eso sí, Amsterdam no es una ciudad de grandes monumentos, tiene los museos, algunas iglesias importantes y El Palacio Real, pero, en mi opinión, no es el tipo de ciudad a la que se va a visitar monumentos. Si se puede visitar la casa donde vivió Ana Frank, y donde escribió su famoso diario. Pero más allá de ésto Amsterdam es una ciudad para disfrutar paseando con buen tiempo, para recorrer sus canales, disfrutar de buena compañía en alguna de sus muchas cafeterías y respirar el aire de libertad y “me da igual cómo seas que yo voy a lo mío”. La sociedad es variopinta y se ve de todo, también ésto es un atractivo especial de Amsterdam.

Supongo que todavía me quedan muchas visitas por hacer, tal vez mi opinión cambie en un futuro próximo, quién sabe, pero siempre la intentaré ver sin prejuicios.

Anuncios

Una respuesta a “Amsterdam, la ciudad de los canales

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Me encanta Amsterdam, aunque como profesional no me puedo resistir a fijarme en las preciosas fachadas que dan a los canales, la rehabilitación en estos edificios debe ser una tarea ardua pero da una estética muy armoniosa a la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: