Tilburg: asentamiento   Leave a comment

Tras un mes de estancia en Holanda, por fín tengo piso propio, bueno, de alquiler. A pesar de los muchos problemas que hay que superar para conseguir una casa aquí, ya que tienen que controlarlo todo sobre tu identidad, trabajo, ingresos, procedencia, etc., Lidia y yo hemos conseguido un lugar perfecto para nosotros. Se trata de apartamento situado en pleno centro de la ciudad, justo frente a la estación de tren y a pocos minutos caminando del mismímiso centro comercial de Tilburg, ideal para ir de compras o hacer turismo por el país, ya que el tren, en mi opinión, es el mejor medio para moverse en Holanda, a pesar de su precio, que es bastante caro, por poner un ejemplo, el trayecto de ida a Den Bosch, en el que se tardan unos 15 minutos desde aquí, cuesta, en tarifa normal, 4,20 euros. Estamos hablando de unos 25 kilómetros aproximadamente… es bastante caro, la verdad.

También he encontrado trabajo como profesor de español para extranjeros en el instituto de idiomas Regina Coeli, en Vught, donde comenzaré dentro de unas semanas, tras las vacaciones de Navidad. En este aspecto estoy muy contento, aunque me hubiese gustado comenzar antes a trabajar, ya que las semanas sólo en casa con el frío que hace fuera se hacen eternas, y más con los problemas para tener internet en casa. Tardan en mandarte el router inalámbrico nada más y nada menos que un mes, por lo menos, así que hay que echarle paciencia en este país tan “civilizado” y moderno. En España, si tardan más de una semana desde que lo pides hasta que estás navegando en casa, ya se considera mucho tiempo, para que luego nos quejemos. Ahora sí, los problemas para darse de baja son los mismos, o eso parece, según me han dicho.

Las cosas, por lo tanto, van encontrando su sitio. Apenas he tenido tiempo para viajar en estas semanas, no he conocido más que los alrededores de Tilburg, que no son muy remarcables. He estado entretenido comprnado muebles del IKEA en Breda o de segunda mano de las muchas personas que los venden en la página Marktplaats.nl. Por suerte esto ya se ha acabado y la casa está totalmente amueblada.

El baloncesto, que era una de mis mayores preocupaciones cuando decidimos venir a Holanda, ha dejado de serla. He encontrado equipo con el que debuté el pasado fin de semana: el EBBC2, filial del Eifell Towers, uno de los pocos equipos de baloncesto algo conocidos fuera de este país. El nivel de la segunda división es bajo, como de liga EBA o incluso de primera nacional, y no se ve ni un duro, el baloncesto es un deporte pobre aquí, solo cobran los profesionales de la primera división, y tampoco demasiado.

Como digo todo encaja en su sitio tras un mes de adaptación: trabajo, piso, baloncesto, algunos amigos… sin duda las cosas empiezan a marchar. Ahora hay que comenzar a disfrutarlo.

Anuncios

Publicado diciembre 8, 2008 por D.Ferrer en Holanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: