Un viernes en el parque de atracciones: Efteling   Leave a comment

Efteling es el parque de atracciones más importante de Holanda, y está a cinco kilómetros de Tilburg… no podíamos dejar escapar la oportunidad de visitarlo, y para ello incluso buscamos tener un viernes libre (por el hecho de que hubiese menos gente que un sábado o domingo), para pasar el día en el parque.

Visita al Efteling

Visita al Efteling

El Efteling es un lugar sorprendente, está en una zona muy tranquila, algo apartada de la ciudad, rodeada de árboles y con varios lagos. Es una especie de Disneyland, ambientado hasta el más mínimo detalle, con muchas atracciones para niños, una zona donde se pueden escuchar los cuentos más famosos de la literatura infantil, todo tipo de merchandaising… La ambientación es increíble, es sin duda lo mejor de este parque. Como digo, todo está cuidado al detalle, el aspecto exterior de los edificios, las atracciones, el parking, la entrada… Aunque también tiene algunas cosas malas.

La decoración es impresionante, es como estar dentro de un cuento

La decoración es impresionante, es como estar dentro de un cuento

El cuellilargui, o algo así en holandés, símbolo del Efteling

El cuellilargui, o algo así en holandés, símbolo del Efteling

Por supuesto, como todos los parques de atracciones, éste es un gran negocio, y eso significa que la entrada cuesta unos treinta euros, más el parking otros ocho, más comer otros tantos… un robo, en resumidas cuentas. Pero eso es lo de menos, ya que te lo esperas antes de ir. Lo que no esperas es que las atracciones, que algunas están muy bien, sean tan escasas, tan cortas y tan increíblemente abarrotadas.

Elegimos un viernes por evitar masas, ¡qué equivocados estábamos! El vierenes estaba abarrotado, había gente para todo, colas de más de media hora en algunos casos, una locura… y eso que parecía que todo estaba preparado para colas mucho más largas… había veces que pasabas directamente a la mitad del recorrido completo de la cola, y aún así teniamos que esperar 20 0 30 minutos… Y para colmo, las atracciones son muy cortas, de apenas uno o dos minutos, emociones fuertes pero cortas, un lugar donde el dicho: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, cobra sentido y valor. En este aspecto Efteling es decepcionante. Había colas que parecía que se acababan y al doblar una esquina te encontrabas con mucho más… y así repetidas veces. En resumen: 15 minutos de atracciones, 3 horas de colas, 1 hora comiendo, 1 hora caminando.

Mi casa desde el exterior

Mi casa desde el exterior

Pero la verdad es que lo pasamos muy bien, lo tomamos con filosofía y cuando las colas eran muy largas hacíamos algo diferente. Las atracciones son en general flojitas, tanto Port Aventura como Isla Mágica en España (los dos que conozco), son bastante mejores en cuanto a emociones, no en cuanto a decorado… pero que cada uno juzgue lo que le interesa…

La cara esa no es porque yo pese mucho...

La cara esa no es porque yo pese mucho...

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: